Erase una vez…

Erase una vez una joven llena de ideales pero también muy ingenua, que paseaba sola por un bosque, sin saber que la ingenuidad no es ningún valor sino todo lo contrario; es un peligro cuando no se tiene la habilidad de reconocer al depredador que se aprovecha justamente de los ingenuos …

Erase una vez, caperucita roja, que sin instinto de conservación, se dejó engañar por el lobo. La reprimida Blancanieves que no tiene capacidad para decidir y es vulnerable ante cualquier tipo de seducción, … O Cenicienta, que su docilidad y debilidad de carácter ante figuras crueles, representadas por una madrastra y hermanastras, no es precisamente un buen ejemplo de valentía ante sus derechos … tiene que esperar que un “príncipe” la saque de su condición de esclavitud…

Erase una vez, una joven que decidió recuperar su intuición, sus talentos, su vocación, su Ser… y se internó en un bosque que resultó ser la proyección de su vida. En la medida en que fue tomando conciencia de su realidad, el bosque se hizo más luminoso y el camino más claro.

En el bosque de cada cual, aparecen ladrones de Luz que acechan y atacan nuestra soberanía y libertad. Es entonces cuando tenemos que poner en marcha nuestra habilidad instintiva… Esos ladrones son nuestros miedos… nos toca ahora detectarlos, reconocerlos y hacerles frente.

Haciendo camino, desde la Conciencia de Ser, recuperamos nuestra naturaleza y esencia.

Miedo a vivir y miedo a morir

mochileroTodos tenemos algún tipo de miedos y algunos son normales siempre y cuando los sepamos manejar y nos sirvan para mantener en su lugar la impulsividad y prevenir situaciones de peligro.

Pero hay personas que tienen miedo a vivir (su chakra raíz está cerrado). Se mueven con torpeza porque no saben relacionarse con los demás. Algunos terminan aislándose, tomando medicamentos que sólo acrecientan su angustia e incomprensión de su desgracia: los miedos. Por todo eso, muchos desean la muerte, como única solución a su incapacidad de encontrar su lugar en el mundo, al mismo tiempo que le temen.

El CHAKRA RAÍZ se encuentra entre el perineo y el ano, en la base de la espina dorsal. Tiene que ver con el mundo material y nuestra relación con él. Lo domina el elemento TIERRA; el instinto de conservación.

Este centro energético nos conecta con la Madre Tierra y su sabiduría. Desde este chakra podemos honrar el Templo que es nuestro cuerpo y hacer que despierte la ENERGÍA KUNDALINI que se haya dormida y enroscada (tres veces y media) alrededor de este chakra.

Es a través de la práctica del Kriya Yoga y el Kundalini Yoga, que se puede despertar esta energía, al elevarse a través de la médula espinal y subir hasta el chakra de la coronilla, para fundirse en la Pura Conciencia.

Pero mucho antes de alcanzar este nivel de Conciencia, debemos trabajar con los miedos y deshacernos de ellos.

Los MIEDOS son los que obstaculizan y bloquean nuestro avance como seres libres. Y la inmensa mayoría de ellos sólo son “fantasmas”: no existen en realidad, habitan en nuestra mente. Es nuestra mente quien les da cabida y los alimenta.

¿Cómo deshacernos de los miedos? Fortaleciendo nuestra verdadera identidad. Fortaleciendo esas otras partes de la mente que nos ayudarán a discernir más allá del empobrecido “razonar” que nos mantiene encerrados en un círculo de pensamientos obsesivos que nos limitan.

“Yo no soy mi mente”. Esa será nuestra arma primera.

El personaje de mi misma.

La primera parte de mi vida duró 35 años; llevada por los instintos e impulsos del personaje que creía ser, transcurrió a trancas y barrancas, a golpes del oleaje al que estaba sometida… y que yomisma había creado desde mi ignorancia e inconsciencia.

Luego, 20 años más de duro aprendizaje, hasta que fui capaz de ver al personaje y su estupidez. No fue fácil admitir, al mirarme al espejo, que en eso me había convertido; en un ser estúpido y engreído. Mi malestar y descontento me delataba.

A partir de ahí, se trataba de deshacer y remontar la cuesta.

A partir de ahí, lamerme las heridas y tirar para adelante o quedarme en un rincón lamentándome de mi mala suerte.

Pero no, no se trataba de mala suerte. Entendí que yo había elegido; yo decidí el personaje… y tenía la libertad y posibilidad de cambiarlo.

Así que, a partir de ahí, deshice y remonté la cuesta. Y ya no busqué personaje nuevo sino que me vestí de mi misma. ¡Gloriosa decisión!

Me di cuenta que el Camino está dentro de uno mismo… yo, que anduve caminando toda la vida secundando caminos de otros…

Ahora, con muchos años más, sólo llevo conmigo mi aprendizaje, nada más. Quien me conoce lo sabe. Y eso es lo que comparto; la liberación del ego y cómo vivir desde el corazón.

Instinto. Intuición. Inspiración

mujer con mochilaHay personas que confunden o desconocen en profundidad el significado de estas palabras: INSTINTO, INTUICIÓN, INSPIRACIÓN. Pienso que son diferentes  niveles de aptitudes y actuación dentro de la completísima capacidad de nuestra mente.

Actuar instintivamente -por impulso- en todas las cosas finalmente me perjudica;  es necesario además, pensar antes de actuar y otras veces además de pensar tenemos que trascender la mente y dejarnos inspirar por algo que está por encima de la lógica.

El instinto  es un impulso interior que me ayuda a sobrevivir, es necesario en el plano terrenal. En el instinto está el miedo saludable que me hace precavido. El instinto es actuar por reflejo y las reacciones no siempre tienen un buen final. Normalmente se reacciona desde un impulso inconsciente del Ego.

La intuición surge cuando hemos desarrollado la mente inferior más allá del Ego.  Desarrollar la percepción clarifica  las cosas. No lo ves pero lo intuyes claramente … es sentir una certeza indiscutible en el corazón. La intuición se abre en el Tercer Ojo -chakra sexto del Entrecejo. A través de la meditación y otras prácticas espirituales  podemos desarrollarla. r

Vivir desde la intuición es vivir conscientemente de quién somos. Es percibir claramente nuestra realidad y la Realidad que nos trasciende. Desde la intuición entendemos el significado de la vida y es entonces cuando la aceptamos en su totalidad.

La inspiración nos ayudan a trascender los conflictos mentales y emocionales. Es una energía sobrenatural que se materializa haciéndonos sentir felices sin causa aparente. Se trata de un estímulo espontáneo que viene de nuestro espíritu. Existen  personas que son inspiradoras para el resto; te sientes a gusto y feliz a su lado, te transmiten confianza y amor. También en el arte existe la inspiración que se transforma y eleva por unos momentos;  a través de la música,  el baile, la pintura, la poesía, etc.

 

 

Modelos de conducta

hombre-solitario-paraguasEl ser humano lleva inscrito en su instinto, códigos y modelos de conducta. Estos arquetipos o estructuras anímicas,  están en el inconsciente colectivo, y existe una similitud en todas las razas y culturas. Algunos  hábitos de conducta pueden ser patrones heredados y no ayuda para nada el justificarnos diciendo “yo soy así o soy igual que mi padre”.

Los arquetipos, según Jung, son esquemas dinámicos que reflejan nuestra forma de actuar. Nuestro inconsciente está formado por varias partes: 1) los aspectos rechazados por nosotros mismos que consideramos malos. 2) la imagen que utilizamos de cara al exterior. 3) El arquetipo masculino que tiene que ver con la función paterna o de autoridad,la energía creativa. 4) El arquetipo femenino que tiene que ver con el contacto afectivo, la energía nutriente. 5) la parte de la psique que aspira a la unidad y trabaja la identidad. 6) el arquetipo del Yo sujeto a la conciencia y la percepción.

SIETE HÁBITOS INSANOS:
1.- Castigar y castigarnos.
2.- Gritar. Insultar. Quejarnos.
3.- Culpar y culparnos.
4.- Amenazar y exigir.
5.- Manipular y dejarnos manipular.
6.- Criticar y auto-criticarnos.
7.- Mentir y mentirnos.
SIETE HÁBITOS DE AMOR:
1.- Apoyar
2.- Estimular.
3.- Escuchar.
4.- Aceptar.
5.- Confiar.
6.- Respetar.
7.- Expresar y comunicar.

Busquemos un momento tranquilo para dedicarlo a nosotros mismos y reflexionemos sobre nuestro carácter y personalidad condicionante. Algunos  hábitos o estilos de comportamiento -como por ejemplo pueden ser el mentir, la  intolerancia, la excesiva pulcritud, la agresividad, etc-  ya los tenemos localizados pero no sabemos cómo cambiarlos. Nos hacemos conscientes de cuánto nos perjudica un mal hábito y cuánto puede también afectar a las personas cercanas nuestro comportamiento.

Ser Observadores de nosotros mismos es una buena fórmula para cambiar o deshacer esos modelos de conducta  en nuestro carácter que nos resultan perjudiciales para relacionarnos con los demás. Mejorar nuestro carácter es una gran victoria para nuestra auto-estima.

Hay que sacudir la mente

La acción surge del ser total. Si nos ponemos a pensar en qué hacer en nuestra lucha por parar la mente o desde nuestra desesperación por cómo salir del estado de ansiedad o cómo romper con los miedos o…

No trates de pensar la respuesta. Combatir la mente desde la mente es inútil. El Ego acomodado en el confort de la auto-complacencia te va a engañar siempre.

Hay que cambiar hábitos. Romper esquemas. Sacudir la mente para que el yo salga del centro.

Estuve hace pocos  años en Barcelona para ver a Amma y su presencia sacudió mi interior. Me sentí ridícula, pude ver perfectamente el juego de mi ego. Uno cree avanzar y al principio el mismo ego te acompaña -haciéndose el santurrón-. Y sigues en lo mismo, sólo que ahora desde la perspectiva de “que bien lo hago”. Inconscientemente, pero el ego vuelve a acomodarse.

La mente tiene cuatro funciones: Capacidad de elegir (Sabiduría). Inteligencia (cuanta más inteligencia más opciones a elegir). Conciencia (Plataforma mental de Luz). Ego (instinto primario. Bajas pasiones).

Sin las cuatro funciones están equilibradas hay armonía y se puede conectar con el alma.

Si se trabaja para desarrollar la Conciencia, ésta llenará de Luz las otras tres y se volverán transparentes, nos volveremos multidimensionales.La fusión con la Conciencia Suprema se hace realidad.

Pero si el Ego domina las otras tres, seremos esclavos de nuestros instintos y la infelicidad será el dominante en nuestras vidas.

Hay que sacudir la mente como quien participa en un zafarrancho de combate; desembarazarse de todo lo inútil por sorpresa, sin pensar.

Perder la capacidad instintiva

Cuando el instinto está inspirado por el espíritu podríamos llamarlo intuición creativa. Cuando logramos que la mente y el corazón se sincronicen, moviéndose en un sólo palpitar, la vida se vuelve más  fácil porque entonces nuestro hacer se aligera y nuestro sentir retorna a la inocencia y a la sencillez espontánea del ser.

Perder esta capacidad, que es parte de nuestra naturaleza, nos mantiene en el plano más bajo y denso de la vida, en el que la queja, el sufrimiento, el miedo y la confusión, envuelven y ciegan a los que todavía no han levantado el vuelo hacia la Conciencia Superior que nos hace, primero humanos y seguidamente divinos.

Un día, sin darnos cuenta, comenzamos a adaptarnos a unos ritmos impuestos por otros y esos otros por otros y todo por complacer a otros… y ahora al mirarnos al espejo no nos reconocemos; hemos quedado reducidos a prácticamente nada, agotada nuestra creatividad instintiva, con la que todo niño nace.