El personaje de mi misma.

La primera parte de mi vida duró 35 años; llevada por los instintos e impulsos del personaje que creía ser, transcurrió a trancas y barrancas, a golpes del oleaje al que estaba sometida… y que yomisma había creado desde mi ignorancia e inconsciencia.

Luego, 20 años más de duro aprendizaje, hasta que fui capaz de ver al personaje y su estupidez. No fue fácil admitir, al mirarme al espejo, que en eso me había convertido; en un ser estúpido y engreído. Mi malestar y descontento me delataba.

A partir de ahí, se trataba de deshacer y remontar la cuesta.

A partir de ahí, lamerme las heridas y tirar para adelante o quedarme en un rincón lamentándome de mi mala suerte.

Pero no, no se trataba de mala suerte. Entendí que yo había elegido; yo decidí el personaje… y tenía la libertad y posibilidad de cambiarlo.

Así que, a partir de ahí, deshice y remonté la cuesta. Y ya no busqué personaje nuevo sino que me vestí de mi misma. ¡Gloriosa decisión!

Me di cuenta que el Camino está dentro de uno mismo… yo, que anduve caminando toda la vida secundando caminos de otros…

Ahora, con muchos años más, sólo llevo conmigo mi aprendizaje, nada más. Quien me conoce lo sabe. Y eso es lo que comparto; la liberación del ego y cómo vivir desde el corazón.

Sanando emociones

corazon rojo y amarilloHasta que no nos paremos y prestemos atención a lo que pasa en nuestro interior  y reconozcamos  cuáles son nuestros sentimientos,  no podremos  enfrentarnos a nuestras emociones estancadas; frustración, tristeza, desilusión, miedos y tantas otras. Hasta entonces, mientras no hagamos un trabajo de purificación (perdón y aceptación),   no vamos a poder salir del círculo vicioso de insatisfacción con nosotros mismos -le llamemos como queramos llamarlo para justificarnos- pero que no nos permite avanzar en comprensión de nosotros mismos.

Para sanar cualquier emoción hay que permitirse sentirla. Tenemos que identificarla: “estoy triste”, “estoy rabioso” … y entender que “estar” es una cosa y “ser” otra muy distinta.  Podemos dejar de “estar” pero no podemos dejar de “ser”, esa es la diferencia.

Tengo que ir al encuentro de la naturaleza de mi ser que es quien me facilita la vida. Puede que el pasado haya estado lleno de sufrimiento, vayamos pues a sanar el pasado y volvamos al Presente liberados de esa carga.

Yo decido dejar de estar triste, deprimido, furioso. Todas esas emociones negativas crean un estado en mi interior pero que nada tienen que ver con mi Ser que permanece impávido ante lo que a mi “yo” le altera. Por lo tanto, entendiendo esto, decido crear un “estar” positivo,  más en comunión  y en armonía con mi Ser. Y elijo estar contento, agradecido, paciente …

Guardar o esconder en nuestro corazón las emociones y sentimientos que nos dijeron cuando eramos niños que eran “malas”,  crean sentimientos de culpa, resentimiento y rabia … no se trata de reprimir. Tenemos que enfrentarnos a todo ello y sanarlo; perdonándonos y perdonando. Desde el corazón.

Este es un trabajo necesario de recapitulación. Ir a nuestro corazón, enfrentarnos a nuestras heridas,  …  y sanarlas. Hoy en día existen técnicas para conseguirlo. Pidamos ayuda y guía. Nos liberará de mucha carga y dolor inútil.

 

Reiniciación

hombre recibiendo luzEn la medida en que la Conciencia se expande y asciende,  nuestros cuerpos mental, emocional y espiritual son capaces de absorber y asimilar energía más refinada.

Comienza ahora una reiniciación que nos permitirá liberarnos de toda la carga anterior. Se trata de todos los patrones educacionales que nos han estado limitando, acondicionando,  aprisionando, asfixiando y no hemos sabido cómo deshacernos de ellos. ..

Se trata de toda la carga emocional como los sentimientos de culpa que son como una losa encima de nuestra cabeza o la carga de responsabilidades ajenas que hemos asumido y son otra losa encima de nuestros hombros… y así un largo etcétera.

Todo eso se ha acabado si le das a la tecla de reiniciación que está en tu cerebro. Para aligerar tu corazón de todas las cargas del pasado. Sanar todas sus heridas. Descargar de tu memoria todos los recuerdos  negativos de tu pasado… se puede comenzar nuevamente de CERO pues comenzamos una Nueva Era que nos permite hacerlo. ¡!

Y ahora que haz hecho BORRÓN Y CUENTA NUEVA, sinceramente y con la intención de focalizarte de forma positiva en tu Presente, ponte a trabajar en ello con confianza absoluta.

 

REIKI, camino de vida

Recibir la iniciación y conexión con las energías cósmicas inevitablemente te lleva a hacer “reformas” en tu vida.

Ya esas energías poderosas y superiores entraron en tí y harán su trabajo aunque tú en principio no seas consciente de ello.

Pondrán orden, limpiarán, equilibrarán y restructurarán todo desperfecto y sanarán heridas.

Eso te dará impulso a una nueva dinámica en tí de entusiasmo y positividad. Te ampliará el campo de acción,  llegándole  además más Luz.

Así trabaja REIKI.

Siéntete bendecidx. Agradece. Nada es casualidad. Y si Reiki  ha llegado a tí, recíbelo como algo sagrado que es.

Creando salud en nuestra vida

Tu habilidad para sanarte parte de tu intención y deseo por sanarte.

Tu voluntad y anhelo por sanarte debe estar unido al amor que sientes por tí mismo  y a la confianza absoluta en tu capacidad para la auto-sanación.

Hace falta  Paciencia. No contabilizar el tiempo ni tener expectativas.

Para restablecer  nuestra salud debemos atender y equilibrar  el cuerpo físico, la mente y el alma, que estando interconectados, nos irán señalando el mejor camino para tratarles adecuadamente hacia la salud y el bienestar.

Físicamente: comer alimentos frescos que crearán en nosotros energía. A la hora de dormir desconectar nuestra mente haciendo unas respiraciones de relajación. Caminar o hacer ejercicio todos los días para oxigenar nuestro cuerpo.

Mentalmente: Desarrollar nuestra mente ejercitando la concentración y la meditación. Desarrollar nuestra Conciencia siendo observadores de nosotros mismos, viviendo conscientemente nuestro Presente. Estar abierto a aprender cosas nuevas, cambiar hábitos, tener pensamientos positivos  y constructivos … cerrar heridas emocionales mediante el perdón.

Espiritualmente: Nuestra alma también necesita ser alimentada. El contacto con el corazón, donde reside el Amor y la Compasión, nos ayudará a establecer la paz y la serenidad de forma estable en nuestro interior. La oración, la meditación, la contemplación y quietud, nos ayudan a contactar con nuestro Ser esencial y eterno.

Moviendo nuestra energía vital creamos salud. Equilibrando nuestros centros energéticos creamos salud. Comiendo y durmiendo correctamente creamos salud. Ampliando nuestra visión de la vida, dándole un sentido y cumpliendo nuestro propósito de vida creamos salud. Expandiendo nuestra Conciencia creamos salud. Amar y ser amados es crear salud.

Ser saludables es ser felices.