La absorción del prana

mujer respiracionExiste una sensación curiosa  estando en el camino del despertar  de la conciencia y es que cuando surge el sentimiento de alegría por haber completado un entendimiento sobre algo inmediatamente vuelves a sentirte en el  punto de partida hacia algo nuevo… sientes cómo se expande el horizonte …

Sabes que lo esencial está ahí y permanece inalterable pero se experimenta siempre algo nuevo:  cómo la mente se va despejando, cómo se clarifica, cómo se descorren velos … y todo ello te impulsa a seguir adelante.

El prana,  es el ALIENTO que nos estimula a avanzar. Su acción sobre nuestro organismo nutre sutilmente nuestra Conciencia y nos guía intuitivamente a  aprovecharnos de él, a cómo almacenarlo,  a cómo usarlo en la auto-sanación y mucho más.

Porque el prana es mucho más que ‘energía’. Se manifiesta como magnetismo, electricidad, gravitación… en realidad, todo lo que se mueve en el Universo es una manifestación del prana.

El prana existe en los alimentos frescos madurados naturalmente. El prana está presente en la luz solar, en la tierra, en el agua…  todos ellos son transmisores de prana. También nuestros  pensamientos pueden estar cargados de prana -de ahí el poder que tiene lo que pensamos y lo que decimos-. Nuestra Alma hace uso del prana para dar fuerza vital al cuerpo físico …

Por el contrario debemos tener en cuenta todo lo que no contiene prana y bloquea los canales y centros energéticos vitales impidiendo su fluidez:

El polvo, el humo, la suciedad, el agua estancada. Los alimentos recalentados, viejos, los pre-cocinados, los que han perdido su olor y sabor natural.

A nivel mental y emocional están los pensamientos negativos de miedo como “no puedo, no sirvo…” y las emociones negativas como la envidia, codicia, crítica, malicia… tantas …

Aunque no seamos conscientes de ello, todas las energías que se manifiestan en forma de vida son de origen pránico. Lo sepamos o no hacemos uso del prana y existimos gracias al prana del cosmos. Pero si lo utilizamos conscientemente, podremos  absorberlo  y almacenarlo para desarrollar nuestra potencialidad humana.

Los principales puntos de absorción del prana son cuatro:

Las fosas nasales.- La nariz puede captar las variaciones cualitativas del aire. Nos alertará del mal olor o del aire enviciado y sin prana. Así como se sentirá atraída por los perfumes y los olores que desprende  la naturaleza y que contienen prana.

Los alvéolos pulmonares.- En los pulmones se separa el oxígeno del prana que pasará a la sangre.

La piel.- Es el órgano más amplio y con mayor capacidad para absorber el prana. Las telas sintéticas impiden el paso del prana a la piel. Ponerse al sol durante horas para broncear la piel no es lo mismo que ‘asolear’ la piel para absorber prana

La lengua.- A través de los alimentos, nos llega también el prana, su fijación se hace por la lengua. Se mastica el alimento, se  ensaliva  absorbiendo el prana, y luego se traga pasando al sistema digestivo. Pero el efecto vigorizante de una comida está en su energía pránica.

Tomemos pues conciencia del aliento vital que nos proporciona el prana. Descubramos que es posible llenarnos de él a voluntad, haciéndonos conscientes de que nosotros mismos estamos compuestos de la misma energía sutil que compone el Universo.

“Como es abajo es arriba”

(inspirado en el libro de André Van Lysebeth “Pranayama. A la serenidad por el yoga”)

 

 

 

 

 

La meditación y la ansiedad

yogaSi utilizas la meditación siguiendo una técnica te va a crear ansiedad, probablemente…. porque las técnicas funcionan desde la mente. Y la mente espera resultados. Y no conseguir esos resultados crea ansiedad. O sea, un círculo vicioso frustrante.

Para los occidentales, con nuestra mentalidad de ¿qué voy a conseguir si hago esto? y ¿cuánto tiempo me va a llevar conseguirlo?, nos resulta muy difícil deshacernos de la mente y prima el desear cosas persiguiendo algo específico. Siempre hay un interés detrás: ¡¡tenemos que ganar algo!!

Sin embargo, oye, no pienses en nada y simplemente quédate en quietud mirando las nubes pasar: eso ya es meditación. O busca un lugar tranquilo y en silencio total vete hacia tu interior y escucha tu corazón, pausadamente; eso es meditación.

También mientras estás comiendo; apaga la tele, bendice tus alimentos y saboréalos despacio, conscientemente absorto en los cinco sentidos; eso es meditación.

Al despertarte por la mañana, segundos antes de abrir los ojos, sonríe a tu cuerpo, a tus órganos, sonríele al día que comienza. Respira despacio y profundamente; saboreando cómo entra el aire fresco por tus fosas nasales… eso es meditación.

A medida que creces en paz mental disminuye la ansiedad.

 

Vigorizar el cuerpo y calmarlo

mujer esfera luz

Respiramos de forma inconsciente y mecánica, sin embargo, a través de la respiración tenemos la capacidad de armonizarnos con el Universo e ignoramos este hecho.

… nuestra forma de respirar nos indica de qué forma vivimos. Desconocemos que en la respiración está la clave para hacer nuestra vida consciente, plena y saludable… porque desde la respiración, que es lo primero que hacemos al nacer, nos llenamos de vida -energía vital- y controlamos nuestra existencia.

Respirando conscientemente, suave y lentamente, por las fosas nasales,  sincronizamos los dos hemisferios de nuestro cerebro; racional y emocional.  Al inhalar el diafragma debe ir hacia abajo y el estómago debe inflarse. Ponemos la atención en el Centro Ombligo (Hara). Al exhalar el estómago se desinfla y el diafragma sube.

Al inhalar entra en nosotros la fuerza que anima la vida y esta energía se expande por todo el cuerpo y revigoriza cada célula de nuestro cuerpo. Al exhalar sacamos fuera el cansancio, las tensiones, el dolor, …

La respiración consciente energetiza el cuerpo físico y calma la mente. Nos trae al Presente. Centra las energías dispersas clarificando la mente, no permitiendo que reaccionemos impulsivamente. Nos da  fuerza de voluntad y muchos beneficios más.

Practicar y formar el hábito en nosotros de la respiración consciente es una manera fácil de crear salud y bienestar.