Reconocerse a sí mismo/a

yo.fran vistaPrimero necesité treinta y cinco años para reconocer y nombrar mi Yo. Once años más para considerar fehacientemente de que los milagros existen y que por alguna razón o ninguna, yo estaba protegida de mis propios actos inconscientes.

Diez años más y con cincuenta y seis, se abre la tierra bajo mis pies, me hundo en ella dolorosamente, pero termino renaciendo. Me adentro en las energías del REIKI.

En noviembre de 2007, mucho después de haber viajado por Sudamérica buscando un maestro, lo encuentro en Granada, viviendo cerca de mi casa. Swami Purohit es desde entonces mi paciente y amoroso maestro que a través de la “diksha” sigo su aprendizaje en KRIYA YOGA, Mantra y Meditación.

He necesitado diez años más, para tomar plena conciencia de mi ser y de la gran ayuda del Universo que recibo continuamente. Los Caminos para llegar a la unidad con El Absoluto son insondables.

Sé que sólo desde la experiencia es que se avanza en entendimiento sobre lo que significa la vida para reconocerse dentro de ella y participar con pleno derecho y obligaciones.

No tener miedo a experimentar es imprescindible. La vida es un continuo desafío.

Hoy por hoy me siento enteramente agradecida. Profundamente agradecida.

Anuncios

El Bien y el Mal

mujer de espaldas floresNuestros pensamientos y creencias fluctúan para que podamos ir adecuándolas a nuestras circunstancias presentes. Rectificar y ajustar nuestra Mente a la Realidad debe ser un trabajo diario para que las ideas fluyan de forma creativa  y  las emociones se moderen.

Soy consciente de que puedo  cargar un pensamiento con una intención y  emoción determinada y conseguir que se materialice. Desear el mal, maldecir, renegar, condenar… tienen  una fuerza destructiva y el poder de alimentar y atraer el Mal.

Por el contrario, la oración, la plegaria, las bendiciones. la confianza absoluta en un Orden Superior y la compasión, atraen la energía poderosa del Amor, si todo ello nace en el corazón.

El ser *mágico* que hay en mi  me guía hacia mi Destino y me ayuda a trascender mi yo-inferior y  mi mente ególatra.

La suma total de todas mis experiencias de vida me dan la fuerza para enfrentarme a mi verdadero enemigo -al verdadero Mal en mí- y ese es mi yo-inferior,  que me amarra a mi pasado.

Me des-identifico de quien creía ser. Desaprendo y me deshago de las creencias de otros. Es el Conocimiento Intuitivo -desde mi corazón- mi mejor Maestro.

 

Tiempos vividos

indigena peruano (morfi Jimenez)Decidí hacer un viaje a Sudamérica convencida de que encontraría allí -en algún lugar- a un maestro espiritual que me ayudase a darle sentido a mi vida. De esto hace 35 años. Me sentía decepcionada, confundida, perdida … era el momento de comenzar una nueva etapa, además de que tenía el convencimiento de que eso era lo que tenía que hacer por mucho que la gente de mi alrededor me dijese que era una locura. Me llevé únicamente lo que cabía en una mochila.

Recorrí en una furgoneta desde la ciudad de Buenos Aires en Argentina, cruzando Uruguay hasta   Brasil.

Estando en Sao Paulo iba a comer a un restaurante  perteneciente Michio Kushi,  creador de la filosofía de vida que incluye la alimentación  macrobiótica. Allí me presentaron a un profesor de teología de la universidad que vivía cerca de la selva donde habitaban los indígenas y él tenía la dispensa del Papa para oficiar misa además de   alfabetizarlos …

Me ofreció ir a vivir allí y ayudarle en esa tarea de alfabetización.  No me lo pensé dos veces. ¡Eso era lo que estaba en mi destino! -me dije. Rápidamente interpreté -según mi mente fantasiosa- que mi propósito de vida estaba allí para ayudar a los indígenas del lugar. ¡Dios mío, gracias por tan maravillosa oportunidad! , me sentía excitada de emoción.

Resumiré esta experiencia tan … ¿fabulosa? – en pocas palabras: estuve allí únicamente diez días .

Fue tan intenso que tuve la sensación de que fue toda una vida.

Cuando fui a saludar a las personas del lugar, se me cayó el alma a los pies de tanta vergüenza que sentí. Personas de gran corazón, humildad y  sabiduría de la tierra. Me sentí insignificante a su lado porque lo que ellos me ofrecían, desde su corazón puro sin dobleces, tenía muchísimo más valor que lo que nosotros -personas del mundo desarrollado- pudiésemos enseñarles. Su dignidad, su autenticidad. … No hay palabras para explicarlo pues nosotros desconocemos lo que es la generosidad y el amor desinteresado, que ellos sí profesan.

El tiempo se dilató en el espacio y tuve la sensación de haber vivido toda una vida en un instante.  Tuvo cabida, en diez días, sensaciones tan intensas, experiencias tan sorprendentes, que rompieron todo esquema mental en mi.

Fue suficiente. Volví a España todavía muy desconcertada. Necesité tiempo para asimilar e integrar esas vivencias. ¿Qué enseñanza saqué de todo esto?  Todo lo que quería descubrir y todo lo que tenía por aprender  ya estaba en mí.

¿Para qué sirve acumular experiencias?

mujer con lunaAcumulamos experiencias. Nuestra vida es un cúmulo de experiencias, eso es nuestra vida. ¿Y para qué nos sirve acumular experiencias? … para quejarnos, para mantenernos en el patrón de víctima, para reafirmar que tenemos mala suerte en la vida, para recrearnos en nuestras desgracias y sufrimientos…

Mientras vivimos desde esa visión estrecha de la vida y de nuestra existencia, como algo gris  y plano, sin propósito, nos mantenemos  de forma inconsciente acumulando experiencias, sin darle un sentido y sin utilizarlo como combustible para crecer como seres humanos.

Sin embargo, las experiencias hay que transmutarlas. Cuando hemos dado un paso hacia adelante en comprensión y aceptación de nosotros mismos y de nuestras circunstancias, y miramos hacia atrás por un momento, vemos que la perspectiva de nuestro pasado se ha modificado. Desde la aceptación y la toma de Conciencia de mi ser,  la perspectiva que tenía de mí mismo se ha ampliado y las sombras comienzan a desaparecer. Dejo de justificarme.

Ahora comprendemos que la perspectiva  de los acontecimientos de nuestra vida, resulta engañosa cuando estamos implicados desde el ego y el orgullo.  Comenzamos a intuir que la referencia del pasado resulta una carga dolorosa que se repite una y otra vez hasta que decidamos limpiar y transformar nuestros patrones de actitud ante la vida. Tenemos que hacernos responsables de nuestro destino.

Para que desaparezca la memoria distorcionada y el dolor de toda la carga emocional negativa que estaba retenida en nuestro corazón tenemos que parar el tiempo por unos momentos y comprometernos con nosotros mismos para el cambio. Dejar de referenciarnos con el pasado y atrevernos a darle forma a nuestro presente, haciéndonos conscientes de la felicidad y verdad que está en nuestro interior.