Entender la vida

chakras merkabaNuestra visión de la vida es sólo una interpretación. En la medida en que nuestro nivel de comprensión se amplía, la vida se explica por si misma, al sentirnos dentro de ella dejamos de resistirnos a su flujo y ciclos, nuestra mente se calma y se simplifica nuestra actuación.

Entender y aceptar la vida hace que nos entendamos y nos aceptemos a nosotros mismos. Comenzamos a percibir más allá de lo material. Sentiremos que formamos campos y redes de energía entrelazados hasta el infinito. Formamos un TODO.

Nuestros centros energéticos (chakras) son los que nos indican con antelación sobre los desórdenes a nivel energético en nuestro cuerpo físico, mental y emocional. Bien sea por exceso de energía o por falta de ella, en alguno o varios de los siete principales Centros que se hallan alineados a lo largo de la columna vertebral –en el cuerpo astral/emocional-, tendremos buena o mala salud física, sufriremos mental y emocionalmente o nos sentiremos felices y en paz. Nos sentiremos con miedos a merced de otros y de la suerte o nos sentiremos dueños de nuestra vida.

Hasta tal punto son importantes y debemos prestar atención a nuestros CHAKRAS.

¿Cómo generar energía vital y saber qué Centros están bloqueados o necesitan más energía?
El primer paso es hacerse Observador de uno mismo. Tomar Conciencia de nuestros malos hábitos en la alimentación, en el sueño, en el descanso. Prestarle atención al cuerpo físico y sus demandas sobre las molestias, dolores, etc. y actuar poniendo remedio.

Aprender a generar y almacenar energía vital refinada (PRANA).
Para no perder la paz interior, deshacernos de la irritabilidad, el sufrimiento y sentirnos seguros de nosotros mismos tenemos que aprender a generar y almacenar suficiente Prana.

Tenemos la opción de elegir qué actitud queremos tomar ante la vida 1) de enfado 2) como víctimas 3) inseguridad y apegos. O por el contrario 1) paz interior 2) sentimiento de agradecimiento 3) siendo dueño de tu vida.

Cuando tenemos la mente débil, sin voluntad de acción, llena de pensamientos desordenados y nos cuesta pensar con claridad es el momento de tomar un compromiso con sí mismo para hacer CAMBIOS. Y es posible.

Podemos trabajar con nuestra mente para desarrollar la concentración, la Conciencia y tener control sobre nuestros sentidos. Existen muchas técnicas para ello; Yoga, Reiki, Meditación, etc.

No podemos combatir la mente desde la mente, razonando… te dirá que sí y luego hará que te olvides de tu promesa y compromiso de cuidar más de ti mismo. Una mente débil justamente es muy dominante y sabe cómo engañarte.

El problema radica en la poca energía vital que tenemos. Respira conscientemente. Sal a caminar y presta atención a cómo entra el aire en tus fosas nasales. Inhala y exhala despacio y profundo; estás generando energía.

Este puede ser un buen comienzo. Persiste y tu Conciencia crecerá y se fortalecerá hasta conseguirla suficiente Luz para guiarte desde la intuición -lo correcto-.

Te recomiendo hacer el ejercicio de la alineación de los chakras que encontrarás en este Blog.

Lo siento

abrazo5Todos nos equivocamos. Todos cometemos errores y le fallamos alguna vez al otro o a nosotros mismos … Saber que vivimos en el mundo/ dimensión de la Dualidad no sirve como  justificación pero ayuda a comprender nuestras reacciones, también ayuda a perdonarnos, pedir perdón e intentar mejorar día a día nuestras acciones y reacciones.

Es nuestra Conciencia la que nos avisa. Si somos observadores de nosotros mismos, siendo testigos del «personaje» (nuestro yo inferior o Ego) cómo actúa, nuestra Conciencia hará sonar la alarma en cuanto nos salgamos de lo que consideramos normal o bueno. Todos lo hemos experimentado; nos sentimos intranquilos, descontentos con nosotros mismos, incluso malhumorados por nuestro proceder aunque intentemos justificarnos.

Cuando nos enfrascamos en una discusión  y herimos a otro, nuestro corazón cambia el ritmo de palpitación; se vuelve agitado. Nuestra mente dispara el sentimiento de ansiedad y rabia … Todos ellos síntomas de alarma de nuestra Conciencia. Es hora de reflexionar y si toca pedir perdón o solucionar un mal entendido, no lo dejemos para más tarde porque sin duda se irá agravando y embrollando  momento a momento

¡Que el Amor prevalezca sobre la ira o el odio! ¡Que el Amor sea nuestro lenguaje!

Que no nos cueste tender la mano para pacificar situaciones en las que el orgullo y la rabia oscurecen y bloquean el camino del entendimiento. Que el «yo tengo la razón» no sea el impedimento para el abrazo que hermana.

 

La Rabia

mujer-angel-rojosExiste  una rabia penetrante, muy sutil y  corrosiva contra nosotros mismos. Quizás porque nos hemos sentido injustamente tratados y al no haber sabido defendernos -el haber callado- nos hace sentir cobardes y rabiosos.

Reconozcamos que existe en nosotros una rabia dirigida contra nosotros mismos. Y ocurre cuando nos decepcionamos de nuestra actuación que consideramos no ha estado a la altura de nuestras expectativas. «¡Debía de haber …!»

Cuando nuestro YO ha idealizado algo por lo que luego se siente defraudado entonces nace la rabia.  Una esperanza volátil se esfuma  y nos deja en el aire con un sentimiento de fraude y frustración. Le echamos la culpa a otros o a la mala fortuna y en el fondo nos hierve la sangre. Nuestro cerebro comienza a idear razones; porque no hemos estado a la altura, porque hemos sido torpes, porque hemos sido cobardes, poco avispados, …  y nos castigamos sin piedad, no queriendo volver a intentarlo, no queriendo saber nada de más de retos … no queriendo ilusionarnos más … nos desvalorizamos …. otra vez …

Proyectamos nuestros miedos y nuestra rabia en otros. Porque la rabia que no se canaliza correctamente,  engendra violencia, y nos desahogamos enfadándonos  con los demás, con alguien más débil.

La rabia.si no sabemos digerir las emociones o canalizarlas adecuadamente,  nos sale como llamaradas de fuego por los ojos o como bocanadas de fuego por la boca.  Y si la reprimimos nos quema por dentro creando ardores de estómago, tumores, infecciones, inflamaciones …

Si soltamos la rabia de forma abrupta y de forma visceral, estamos creando un carácter irascible y violento, creando conflictos continuamente inclusive con las personas que más queremos, no sabiendo cómo evitarlo.

¿Qué hacer para transformar la rabia?

Primero, recuperar la soberanía de nuestro Ser.  Yo Soy quien soy y me acepto. Y a partir de ahí hago reformas.

Contemplar la RABIA y no apartar la mirada. ¿Qué la crea? ¿En qué momento de mi vida comencé a sentirme mal conmigo mismo? ¿Cuándo, cómo y qué me hizo ceder y dejar de lado mis ideales?

La vida está en continuo movimiento. Cada obstáculo tiene el aliciente de un nuevo desafío para seguir creciendo. No nos quedemos atorados en la rabia, el despecho o el resentimiento.

Tres claves para comenzar una nueva etapa:

  1. Dejar de FINGIR.
  2. RECUPERAR la fuerza y la pasión de SER.
  3. RECONQUISTAR la alegría de SER.

 

 

 

 

 

El cuerpo emocional

abrazo
 Nuestro cuerpo emocional nos envía señales pero le ignoramos… no queremos escuchar lo que no queremos saber… ‘algo anda mal en mi’, ‘no soy feliz’, ‘me he equivocado’ … vivir en la inconsciencia y echarle la culpa al otro parece más fácil y posponemos una y otra vez, el encuentro con nosotros …
Somos los causantes de nuestros estados negativos emocionales. De nosotros depende y es nuestra responsabilidad generar salud y paz interior, trabajando en nosotros la moderación y la armonía a través de tener buenos hábitos y una actitud sincera y positiva.
¿Qué estoy haciendo mal -yo-, en qué me estoy equivocando  que no consigo relacionarme con los demás con facilidad? ¿En qué estoy fallando que siempre termino enfadado y decepcionado? ¿Estoy teniendo demasiadas expectativas, estoy exigiendo a mi pareja se comporte como yo quiero sin dejarle espacio para ser él/ella  mismo/a? … etc.
Dejar de echarle la culpa al otro. Dejar de justificarnos. Reconocer nuestras debilidades y limitaciones y enfrentarnos a nosotros mismos necesita de valentía y sinceridad.  ¡Que alivio cuando damos este paso! De pronto las tensiones de nuestro cuerpo desaparecen. Sentimos como si nos hubiesen quitado un gran peso de encima. Respiramos con desahogo.
Podemos trascender el ego emocional y sus manifestaciones de manipulación, posesividad, dependencia y apego. Si queremos vivir en paz con nosotros mismos y los que nos rodean debemos armonizar y sanar nuestro cuerpo emocional.
Transformándonos en seres humanos más perceptivos, intuitivos, conscientes y sinceros con nosotros mismos, conseguiremos conectar nuestro cuerpo emocional con el corazón y poder así reconciliarnos con nosotros mismos…
… Y hagas lo que hagas, hazlo desde tu corazón…

El Reiki abre puertas al interior

hombre llorandoLa inmensa mayoría de las veces es nuestra actitud la que boicotea o impide que lleguen a nosotros las cosas buenas de la vida. La vida quedó enredada en algún episodio que nos causó dolor, hace ya mucho tiempo,  pero no sabemos salir de él. Y a partir de ahí todo ha ido de mal en peor.

Contaré un caso reciente: vino a verme un muchacho de 21 años con su madre. Mejor dicho; una madre me trajo a su hijo por si lo podía ayudar. Ella me comentó previamente que él a veces tiene explosiones de ira, grita y se golpea contra la pared. Se relaciona muy poco con otros jóvenes, dejó sus estudios sin terminar y no sale prácticamente de su habitación.

Le pido al joven que  me explique cuál es su problema: «Yo soy muy paciente» -es lo primero que me dice. «Mis amigos no me valoran, me tratan mal pero yo me mantengo callado, no me gustan las peleas. Creo que me tienen envidia porque juego muy bien al fútbol. No quieren jugar conmigo por eso».

Le digo que  que si tan bueno es jugando al fútbol pienso que, al contrario, buscarían que jugase con ellos… Le digo que algo no me cuadra y que podemos averiguar qué ocasiona sus explosiones de rabia, que él reconoce tiene pero que achaca al mal comportamiento de los demás  …

Le hablo sobre el Reiki, que es mi herramienta de trabajo para chequear la fluidez de la energía vital en los centros energéticos y los bloqueos o distorsiones en los mismos por situaciones emocionales no solucionadas.

Se tiende en la camilla, le pido cierre los ojos y que se relaje. Por la imposición de  manos, chequeo diferentes puntos del cuerpo físico y  de los centros energéticos: comienzo por la cabeza,  sigo por los oídos, ojos, garganta y voy bajando a los demás chakras hasta poner las manos en la planta de los pies.

Nada más comenzar siento tiene un problema importante en los oídos. Por lo demás no noto nada a destacar. Al finalizar la sesión de Reiki , el paciente se siente relajado y es el momento ideal para que  abra su corazón así que le invito a sentarse nuevamente.

Le pregunto directamente por su problema en los oídos. Él abre mucho los ojos, mira a su madre y le pregunta si me habló de eso antes de venir a la cita. Ella sorprendida responde la verdad;  que no me había comentado nada.

Entonces el muchacho me explicó una historia llena de resabio hacia su madre,  de que cuando era pequeño su mamá se fue de viaje y cuando volvió, él al verla «por la falta de consuelo» sufrió una conmoción y sintió como una explosión en su oído y desde entonces no escuchaba nada por el oído derecho.

«Tengo que decirle algo más» -me dijo en tono confidencial. «Desde hace un tiempo escucho voces que me atacan».

–  Eso debe ser una tortura para ti – le digo.

«Se lo he dicho a ella muchas veces -dice señalando a su madre con enfado- pero no me escucha».

– ¿Qué te dicen esas voces? -pregunto.

«Jódete. Quiero verte sufrir» … ahora ya el volumen de esas voces es más bajo, lo controlo más . También es que mis hermanos me desquician, por eso …

Hablamos largo rato.  Se ha creado entre nosotros  una corriente propicia  para el entendimiento. Sé que podremos trabajar muy bien para solucionar su problema. Quedamos en volver a vernos en un par de semanas.

Le preparo una fórmula personal de Flores de Bach para que vayan disolviendo la rabia y salga de su aislamiento.

Ha tomado conciencia de que el problema no está en los otros sino en él. No hay resistencias a reconocer errores y este es el principio de la sanación.

 

 

 

 

 
Con REIKI podremos acceder a desbloquear y limpiar las energías que nos distorcionan y nos impiden avanzar en nuestra vida.

Recibiendo la transferencia de esta elevada energía cósmica, vas a encontrar el impulso necesario para deshacerte de todas las energías inútiles y de todas las que no te pertenecen. Además de:

> eliminar la ansiedad.

> despertar la creatividad

> reducir la depresión y pensamientos negativos.

> aumentar tu energía vital

> aumentar tus defensas

> aumentar tu claridad mental

> Aliviar dolores

> Mejorar la concentración

> Relajar la mente y meditar.

Generar un estado de paz en tu interior sólo depende de tu decisión.