Reiki y Yoga, para experimentar

cropped-yo-fran-9La comprensión de mi propósito de vida se la debo principalmente al REIKI y al Yoga y a todas las experiencias extrasensoriales que he ido vivenciando a lo largo de mi camino espiritual.

Escribí hace tiempo en el Blog: “Yo no me considero terapeuta ni sanadora; entiendo que soy facilitadora. Porque lo que hago es facilitar la autonomía, la autogestión y la libertad del otro para sanarse. Facilito la comprensión y doy la guía para que el otro despierte su Conciencia y se descubra a sí mismo con todas esas cualidades y aptitudes para sanarse y ser feliz”.

Es un largo proceso de formación donde la teoría es lo que menos cuenta.

Hace pocos días dí un curso del segundo nivel de REIKI y entregué al comienzo de la clase un pequeño manual de unas diez páginas. Uno de los participantes lo miró con sorpresa y no pudo evitar mostrar su decepción diciendo “¿esto es todo?” …

Me di cuenta de cuán mentales podemos llegar a ser. Están los sentidos tan entorpecidos y embotados que ni se pasa por la mente que es sólo desde el SENTIR que podemos llegar a experimentar el desdoblamiento y expansión de la Conciencia. De forma natural, sin drogas, desinhibiendo nuestra rigidez mental, es posible.

Para ello tenemos que reconstruir nuestras creencias y patrones mentales. Deshacernos de toda la información que sólo entorpece nuestro avance. La mente crea inseguridad, escepticismo, miedos …

Para poder sentir hay que salir de la mente. Es el primer paso. ¿Cómo? Desarrollando la concentración. Aprendiendo a dirigir la atención. Allí donde ponemos la atención va la energía.

Así que,comenzamos respirando conscientemente,poniendo la atención en las fosas nasales.Mejor con los ojos cerrados. Sintiendo cómo entra el aire fresco por las dos fosas nasales y luego cómo lo soltamos lentamente también por la nariz. Llevando los cinco sentidos a nuestro interior para sentir internamente nuestro cuerpo físico, nuestro cuerpo mental y nuestro cuerpo emocional.

Nos damos tiempo para sentir. Nos permitimos sentir, relajarnos, explayarnos, …

Anuncios

Éxtasis natural

niña y corazonMuchos jóvenes buscan a través de las drogas y del alcohol aturdir la mente buscando experiencias fantásticas que le produzcan “alegría”. y les desinhiban de sus estrechos  esquemas mentales. Su frustración les hace preferir vivir en el letargo, al sentirse invalidados para ser ellos mismos.

Si desde la niñez fuesen enseñados y guiados a desarrollar la mente, a reactivar y centrar las  energías de su cuerpo, su vida tendría una dimensión infinitamente mayor.  Y si fuesen enseñados a conocerse a sí mismos e ir a la Fuente y Esencia de su Ser esencial, sabrían entrar en el éxtasis natural en sí mismos, que es la Alegría.

La Alegría es una energía pura que envuelve a nuestro ser esencial y está ligada al Amor Incondicional. Es el Fuego Sagrado que nos proporciona el entusiasmo necesario para vivir con dignidad nuestra condición humana.

En la espontaneidad hay alegría. En la libertad de SER uno mismo, hay alegría. Y ese júbilo profundo,  brota del Espíritu; ES el mismo  Ser esencial manifestándose. Y seguro lo habréis experimentado alguna vez; esa dicha que está más allá de la razón o causa concreta. Surge con  una explosión de risas, como un surtidor de agua  que precisa salir al exterior..

Desde esta perspectiva,  el ser humano no estaría viviendo la decadencia y degradación que lamentablemente es el resultado de una existencia superficial,  alejada de su potencialidad real. La clave está en enseñar a los niños a conectar cuerpo-mente-corazón y guiarlos a vivir en perfecta armonía con la Naturaleza y el Universo. Somos parte del Todo.

 

 

 

Somos energía

chakras esferaEntrando en contacto con nuestros centros energéticos -chakras- entendemos  la influencia que ejercen las diferentes energías en el cuerpo físico y también en nuestros cuerpos etérico y astral.

Somos energía así como lo son también nuestros pensamientos y emociones. Los desequilibrios emocionales pueden manifestarse en el cuerpo físico como una enfermedad. El exceso o  déficit de las diferentes energías nos llevan a un conflicto con nosotros mismos, al sentir ansiedad o intranquilidad sin causa aparente.

Sepamos un poquito más sobre nosotros y los diferentes tipos de energía que nos benefician, influyen y  afectan:

La energía Vital. La energía vital es la que nos sostiene vivos. El motor de esta energía se encuentra dos dedos por debajo del ombligo a la derecha. A través del cordón umbilical es de donde recibimos nuestro primer alimento. Toma el hábito de respirar desde este centro energético; te relajará, te centrará.
La energía que nos llega a través de la respiración. Esta es  la función más importante del ser humano -aunque el respirar lo hagamos automáticamente.
Vamos a re-educar nuestra forma de respirar; haciéndola consciente y rítmica. Conscientemente absorber prana, sentir cómo se expande en nuestro interior y devolver al universo (en la exhalación) la que no necesitamos. Es como una meditación activa, en contacto con la energía universal.
Tres respiraciones conscientes al despertar y al ir a dormir van a empezar a armonizar nuestros chakras.

La  energía que nos llega a través de la alimentación. “Somos lo que comemos” es un dicho conocido en todo el mundo. Cuidar nuestra alimentación es respetar y amar nuestro cuerpo físico de manera consciente.
Consumir alimentos frescos e integrales a ser posible, beber agua, tés o tisanas. Y si somos lo que comemos, nos cuidaremos de no ingerir alcohol, químicos ni drogas de ningún tipo. Bendecir la comida es también una costumbre recomendable pues energetiza el alimento antes de ingerirlo.

La energía sexual. Es  la energía más potente del ser humano y refinándola se convierte en energía espiritual. Reside en la base de la columna vertebral, en el chakra raíz.  Se la identifica con una serpiente: la línea de fuerza kundalini. La energía de la creatividad.
El despertar de esta energía hace que se activen  poderosamente  los demás chakras.

La  energía de la Madre Tierra. La tierra, como ser vivo, emite una energía proveniente de sus capas magnéticas subterráneas.
Caminar descalzos por la hierba, la tierra y piedras o la arena de la playa nos permite descargar las energías negativas y absorber las positivas.

La energía Astral-Espiritual. Estas energías residen en la cuarta dimensión y depende de nuestra actividad astral y de nuestra conexión con el mundo imaginal a través de los sueños.
Crea el hábito de “desconectar” antes de dormir; haz respiraciones conscientes, relájate y programa los sueños.

La energía Mental-Psíquica. La energía psíquica es ilimitada y poderosa. Podemos  desarrollar  las capacidades innatas de la mente y de la intuición  a través de la práctica de la meditación, la concentración y otras disciplinas espirituales.