Relajación guiada

meditacion4Aquello que soñamos ser,  ya lo somos en otra dimensión de nuestro ser. Así que relájate y déjate sorprender.

Nuestro Yo Superior es ese que nuestro yo-mental anhela ser. Nuestro Yo Superior es el ser realizado en nosotros. Y está ahí, esperando conectes con él.

Deja la mente a un lado, lo importante es EXPERIMENTARLO. Una vez conectamos con nuestro ser, todo se hace más fácil… se desdibuja  poco a poco  el personaje y termina desapareciendo para encontrarnos con nuestro ser esencial.

Sólo tenemos que quererlo, tenemos que permitirnos esa apertura desde el corazón. Nos sentamos cómodamente con la espalda y cabeza recta, en un lugar donde nadie nos pueda interrumpir. Respiramos conscientemente prestando atención a las fosas nasales. Cerramos los ojos y relajamos todos los músculos del cuerpo físico. Llevamos nuestra atención al interior y abrimos nuestros sentidos internos para percibir con toda claridad y dejarnos fluir; somos energía.

Respiramos de manera rítmica; inhalamos despacio contando hasta tres, retenemos el aire unos segundos, exhalamos lentamente contando hasta 6. Nos quedamos en el vacío un minuto con la atención en el Centro Ombligo -Hara-. Comenzando desde la cabeza, cada vez que exhalamos sacamos fuera las tensiones; del cuero cabelludo, la frente, los ojos, así vamos bajando hacia los músculos de la mandíbula y bajando hasta la punta de los dedos de los pies.

En cada respiración, suavemente, llenamos nuestros pulmones con oxígeno y convertimos en prana parte de él, para ser llevado a reactivar las células de todo nuestro cuerpo … suavemente, vamos entrando en una relajación muy placentera; entramos en contacto con nuestro Ser esencial.

No debe haber expectativas. La mente ha quedado en un segundo plano. Se ha ido aquietando.  La quietud y el silencio, en el momento en que quedamos en vacío entre una respiración y otra, es el instante de mayor fusión y vibración. Este instante de silencio y quietud lleva concentrado en sí  el TODO; todo el sentir, todo el saber, … toda la magnitud del Ser.

No hay mayor Realidad que ésta, cuando te sabes parte del Uno.

Anuncios

Tu ángel

angel azul estatua  Todos tenemos un ángel, que de niño nos enseñaron a llamar “ángel de la guarda” pero que luego olvidamos. Lo que muchos no saben es que ese ángel es mucho más real que  ese que llamamos “yo” y con el que nos identificamos.

Nuestro ángel es pura Luz. Forma parte inseparable de nuestro Ser ya realizado en otra dimensión – en un plano futuro  y a la vez simultaneo a nuestro Presente-.

Nuestro ángel representa  nuestra Conciencia desarrollada y está en nosotros para protegernos y guiarnos.

Él es quien dice: Yo Soy puro Amor.

No alimentemos el falso ego. Debemos conectar con nuestro corazón espiritual.

 

Ser y llegar a ser

mandala naturalezaDeseamos llegar a ser alguien en la vida… cuando ya somos.

Nos sentimos mal con nosotros mismos porque queremos llegar a ser … creyendo que “ser” es “tener“.

Nuestra Mente impaciente se va al futuro una y otra vez queriendo LLEGAR a ser … dejando para entonces el SER feliz… teniendo esto y aquello …

Nuestra Mente llena el tiempo haciendo cálculos y planes, desde una realidad distorcionada por los  miedos y la inseguridad del yo. El Ser está en el eterno Presente.

Deseamos llegar a ser y nos aventuramos a soñar … pero las expectativas normalmente no se cumplen y causan frustración y sentimiento de fracaso. Y así reforzamos la poca confianza en nosotros mismos. Y el alejamiento de nuestro verdadero Ser aumenta.

Lo absurdo del sufrimiento es que es gratuito. El yo sufre de  agonía y ansiedad por el sin sentido. Pero el Ser -en su interior- existe en la serenidad y paz al saberse eterno y parte del Todo.

Si despejamos nuestra Mente de todas las sombras tóxicas que no nos permiten ver nuestro interior, comenzaremos a tomar consciencia de quiénes somos para terminar descubriendo al Ser original y esencial que habita en nosotros.

Recuperar al Ser; fundirnos en él -reunificando el yo con el Yo Superior-. Armonizando y alineando todas nuestros cuerpos; físico, mental, emocional, energético y espiritual para crear una sintonía perfecta con la energía del Amor Puro universal que anima todo el Universo.

El Ego vive en la dimensión de lo imaginario y centrado en sí mismo como eje de su mundo particular.  Trascender la Mente es acrecentar de forma ilimitada la percepción de nosotros mismos.  Significa despertar y acrecentar nuestra  Conciencia, fluir en ella, y permitir que nos induzca a fundirnos en la Conciencia Universal.