Intentar cambiar

hombre encerradoQueremos mejorar nuestras relaciones con los demás. Nos proponemos cambiar cosas en nosotros mismos. ¡Todos estamos hablando de que los cambios son necesarios! A todos los niveles; en nosotros, también en la sociedad y a nivel mundial.

Pero, ¿somos capaces de asumir nuestra realidad? Y aún más: ¿estamos dispuestos a ver nuestra realidad? Por favor, no de forma mental, sino desde nuestro corazón.

Si el ser humano está hecho físicamente en base a proporciones armónicas -según nos enseñó Leonardo Da Vinci- e igualmente todo es perfecto en sincronicidad en nuestro alineamiento con el Universo… qué tenemos que cambiar …

Quizás cambiar no sea la palabra adecuada y debiéramos decir ACTUALIZAR y RENOVAR … sobretodo para los que se han quedado atrás en el pasado. Y para los que están aprisionados en patrones heredados, para los que están condicionados por creencias impuestas, … actualizarse sería lo deseado … volver a ser uno mismo …

Porque “intentar cambiar” agota y crea estrés y ansiedad, cuando se está nadando entre conflictos a los que no se encuentra solución ni se sabe de dónde o cómo surgen.

Se buscan apaños; quien está  estresado intenta solucionarlo comiendo. El que está agotado mentalmente se sienta delante del televisor creyendo que así deja de pensar y descansa. Y  un largo etcétera. Tratándose todo ello de una mala gestión de las emociones.

Cuando  actualizamos nuestra Conciencia, haciéndonos conscientes de ella,  es cuando comienza nuestro proceso de conexión con nuestro corazón -siendo más amorosos y compasivos con nosotros mismos-.

Entramos en el proceso de recordar quién somos. Salimos del espacio angosto en el que nos habíamos metido. Renovamos el compromiso con nosotros mismos de ser libres y felices.

 

 

 

 

La Mente y el Mundo Imaginario

ser espacio luces‘Creemos’ que somos la Mente porque ella ya nos domina y gobierna de forma totalitaria.

No la cuestionamos. Nos hemos doblegado a ella sin poner resistencia. Esto es parte del Sistema educativo impuesto: no nos enseñan a pensar y discernir. Sencillamente, nos hemos rendido pasivamente a ser obedientes (creer lo que nos dicen),  al no ver o imaginar como posible  otras formas de ser.

La mente racional puede ser un freno para nuestro desarrollo y complitud del Ser. Porque más allá de la Mente y de la Lógica existen otras dimensiones de nuestro Ser que desconocemos. Existe y es parte de la ‘Realidad Absoluta‘, nuestro mundo Imaginario, al que podemos asistir ‘saliendo’ de la Mente racional. Yendo a él, nos sabemos poseedores de la Libertad, somos creativos, expansivos. Yendo a él, entramos en contacto con el CONOCIMIENTO INTUITIVO que tenemos como potencial para evolucionar…

Necesitamos ayuda externa para ¡desaprender¡ el programa mental en el que estamos atrapados ¡y que es tan limitado y gris!. El miedo, la inseguridad, la baja autoestima, las creencias impuestas, son los barrotes de nuestra  estrecha cárcel mental

¿De dónde puede venir la ayuda? – Las técnicas y disciplinas que enseñen a cómo desarrollar la Conciencia nos van a ser muy útiles en la primera etapa para conocernos a nosotros mismos. Por ejemplo, el Yoga, Reiki, Mindfulness, Meditación, algunas artes marciales, y otras prácticas que existen  para el cultivo y crecimiento personal.

Primero se trata de desaprender. Vaciarnos de creencias impuestas. Sanar heridas emocionales del pasado. Cerrar y concluir, a través del perdón hacia nosotros mismos y hacia los demás, situaciones e historias que arrastramos en el tiempo y cargamos sobre nuestros hombros o las tenemos fosilizadas en nuestro corazón, ocupando espacio, pudriéndose dentro … todo ello es necesario para situarnos -depurados- en el PRESENTE.

Aquí y Ahora. Preparados para adentrarnos en nuestro corazón.