¡No se qué hacer!

Existen muchos momentos en nuestra vida que no sabemos qué hacer. Tenemos miedo hasta de nuestras propias reacciones y no nos atrevemos a movernos ni a tomar decisiones.

Nos sentimos confundidos, frustrados, agotados mental y emocionalmente. ¿Qué hacer?

Justamente éste momento es sumamente importante y decisivo. Nos hemos detenido, tomamos consciencia de nuestra falta de estabilidad y situación de desorden mental (falta de guía) y necesitamos reactivar y reorganizar nuestra vida.

Decimos BASTA a las cosas inútiles que llevamos a cuesta. Pero, ¿cómo deshacernos de la ansiedad que arrastramos, de la angustia, del sentimiento de culpa, los miedos, el sentimiento de abandono o estar perdido?

CADA DÍA debemos reservar para nosotros mismos un tiempo precioso. Aunque sean quince minutos… media hora mejor que mejor …

TIEMPO SAGRADO para atendernos a nosotros mismos. Llevando los cinco sentidos hacia adentro, sentados en una posición cómoda con la espalda recta y los ojos cerrados. Atención a la respiración rítmica y profunda.

Nos concentramos en la ESCUCHA INTERIOR. ¿Qué nos dice nuestro corazón? Permitámonos escuchar desde una respiración reposada y profunda nuestras emociones.

Luego fijamos la atención en el TERCER OJO para desarrollar la VISIÓN INTERIOR que nos mostrará nuestra realidad. Sin esperar nada nos dejamos fluir.

No tengamos prisa ni expectativas. Tengamos constancia. Dentro de nosotros está el estado de Paz y de Amor; descubramos el Camino para llegar a él.

Confiemos en las Fuerzas superiores y en nuestra propia capacidad para salir adelante. Este es sólo el comienzo para descubrir todo nuestro potencial.

Anuncios

¿Cómo conseguirlo?

manos al timoMientras vives en el Plano material y mental crees que eres tú quien decide; te consideras importante pero al mismo tiempo no puedes evitar sentirte desgraciado o intranquilo.

Te esfuerzas sobremanera  por cuidar tu imagen, exigiéndote tanto que nunca alcanzas la felicidad y ni tan siquiera la sensación de satisfacción contigo mismo.

Pasamos todos por ese proceso; desde la queja, la justificación, la duda constante, el sufrimiento y mil problemas más hasta poder alcanzar el estado de aceptación de quién somos y de lo que el mundo nos ofrece. Poder conseguir hacernos dueños de nuestra vida parece inalcanzable.

La frustración que crea la mente con pensamientos de auto-castigo y victimismo se han terminado en el momento que decimos ¡basta!. En este momento despierta la Conciencia de querer ser uno mismo.

Se acabó el socorrido “NO SË” que nos aparta de la realidad. Ese “no sé” que nos ayuda a escabullirnos de enfrentarnos con nosotros mismos y nuestros problemas.

¿Cómo conseguirlo? Dejándonos ayudar. Recurrir a un sistema o técnica que nos permita desbloquear nuestros centros energéticos. Que nos ayude a purificarnos mental y emocionalmente de todos los condicionantes y creencias. Aprendiendo a controlar y desarrollar nuestra mente. Esos primeros pasos necesitan de disciplina, constancia y guía.

ARMONIZAR lo que pensamos con lo que decimos y con lo que hacemos… Desde la coherencia nos sentiremos mucho mejor con nosotros mismos.

¡Que nuestras células se renueven de forma saludable! Desarrollemos la capacidad para sintonizarnos con una más alta frecuencia de Amor para que nuestro corazón permanezca puro y nuestro espíritu   humilde.

Vivir es paz con uno mismo es posible.

Los 5 sentidos y la intuición

ser de luz 3Funcionamos por debajo de nuestras facultades naturales y nos hemos acomodado a ello sin tener aspiración a más.  Todo ello por culpa de tener reprimidos nuestros cinco sentidos: Nos falta visión. La escucha es débil. El sentido del tacto poco utilizado. Perdido el del gusto y el olfato dañado o atrofiado.

Este panorama desolador sobre nuestros sentidos significa que la percepción de nosotros mismos y del mundo exterior es limitada y parcial. Que nuestra capacidad receptiva de la Realidad  es incompleta y distorsionada.

Debemos saber que la finalidad del desarrollo de  la percepción total de los cinco sentidos es despertar nuestra facultad intuitiva la que, sin necesidad del proceso de razonamiento, nos llevará directamente al Saber y la Verdad.

La INTUICIÓN nos amplificará sin límites todos nuestros sentidos además de abrirnos las puertas hacia los portales dimensionales de nuestro Ser.

La práctica de la Meditación, el REIKI y otras técnicas parecidas son recomendables y tienen beneficio si se practican con regularidad.

 

 

 

Transformación

mujer joven¿La plenitud es una sensación de felicidad volátil o es un estado inalterable donde no existe el miedo y la inseguridad?

… las sensaciones se evaporan independientemente de la voluntad por mantenerlas. Es la diferencia a alcanzar un estado interior estable de paz y que se consigue gracias a un proceso de práctica espiritual y de purificación emocional.

¿Cuáles son nuestras referencias sobre la existencia y sobre nosotros mismos? Lo concreto y material, lo externo a uno mismo, esas son las referencias de vida de las personas comunes, que viven desde el sufrimiento  dejando en manos del  azar su vida.

¿Cómo podemos deshacernos -liberarnos- de todos esos condicionamientos y comenzar a tomar decisiones libremente y de forma creativa; desde nuestro Ser esencial?. A través de nuestro conocimiento intuitivo podemos sentirnos guiados más allá del mundo racional de las formas y descubrir quiénes somos realmente.

Tenemos la posibilidad de transformar en nosotros hábitos que ya no queremos más y que nos limitan. Tenemos la posibilidad de re-definirnos y renovarnos a partir de poner nuestra intención sincera para que así sea.

¿Qué determina mi existencia? El referente está en nuestro interior; nuestro Ser original. Desde esta toma de conciencia tendremos la capacidad de conectar con la Fuente; la Conciencia Suprema. Yo Soy un espíritu eterno, parte del Todo. Mi existencia la determina mi grado de entrega a la Voluntad Suprema a la que pertenezco.

 

 

 

Una Mente con cuatro patas

ser en la soledad azulLa Mente, a saber,  tiene cuatro funciones: Capacidad de discernir. Ego. Capacidad de elección. Conciencia.

Es importante  hacernos conscientes de cómo funciona nuestra mente, porque es la manera de hacernos dueños de nuestra vida.

Desde la quietud mental,  distinguir, ejercitar  y desarrollarlas de manera “inteligente”. Es decir, si comenzamos por ocuparnos en saber pensar; deshaciéndonos de pensamientos densos, inútiles y negativos, conseguiremos claridad mental.

Esta claridad mental da poder a nuestro discernimiento, haciéndonos cada vez más conscientes de quiénes somos. Al perfilarse  -nuestra intención, nuestra vocación, nuestro propósito de vida: nuestro ser- la Conciencia se va expandiendo y nuestra capacidad de elección se hace firme. Cuando utilizamos correctamente estas tres funciones, el Ego, -que actúa como amor propio o yo egoico- irá desapareciendo por si solo.

Cuando, desde la paz y orden interior, somos Observadores de nuestro estado mental, conservamos la armonía en nosotros.  Sin embargo, cuando domina el Ego, las demás funciones quedan relegadas y adormecidas. El Ego, cuando se vuelve poderoso, ralentiza la capacidad de pensar, distorsiona, vela y hasta anula la realidad que pudiese hacer peligrar sus privilegios de mando.

Las  cualidades del ser humano, como la voluntad, paciencia, generosidad, moderación, compasión, etc. no vienen del exterior. Las cualidades del ser humano son intrínsecas a la esencia de cada individuo. Se pueden educar y desarrollar pero siempre desde el ejemplo porque si se quiere conseguir por imposición, reprimiendo o forzando la naturaleza de la persona, el efecto saldrá a la luz tarde o temprano en forma de  rebeldía, resentimiento  y odio.

Es preciso desarrollar las funciones de nuestra Mente desde la experiencia, desde el anhelo propio de avanzar en el Camino del conocimiento de sí mismo. Todo lo demás es seguir el juego del Ego y sus sutiles trampas de engaño y manipulación.

 

 

Escapar de uno mismo

hombre mariposaMontarse un escenario idílico. Disfrazarse de mariposa. Escabullirse. Desconectar. Perderse. No querer ver. No querer saber. Huir. Evadirse. Todas estas son actitudes y acciones que nos sacan de la verdad sobre nosotros mismos, que no soportamos,   pero que tampoco sabemos cómo salir de ellas.

Todo eso se hace cuando la propia existencia nos supera y lidiar con el mundo nos resulta insoportable. Pero tampoco  tenemos capacidad de crear una nueva situación favorable.

Una actitud evasiva ante la realidad de la vida es la suerte de quien se siente fuera de lugar y tiempo y elige no participar -creando su propio mundo imaginario- ante la confusión y desconcierto que le produce la vida. Ante su fragilidad se rinde… pero se resiste a pedir ayuda porque todavía no ha tomado conciencia de que puede transformar su suerte.

A esta persona no se le ocurre otra solución que la de evadirse,  al no sentirse capaz de dirigir su vida -por su confusión entre quien quiere ser y  quien es-. Puede que se aferre y subordine a los que considera superiores y admira. Puede que se vuelva dependiente de algo o alguien para conseguir olvidarse de su frustración y sentimiento de estancamiento… creyendo así será más llevadera su vida.

Existen muchas herramientas, técnicas y disciplinas para alcanzar el conocimiento de uno mismo. Porque éste es el primer paso que hay que dar; conocerse a uno mismo y fusionarse con el Ser original que llevamos dentro.

El entrenamiento para la Nueva Conciencia viene seguidamente y viene solo; se pone delante nuestro la facilidad para llevarlo acabo y así seguir el camino de nuestra evolución humana.