Tiempos de cambios

De pronto han desaparecido las fronteras mentales, estamos todos preocupados por lo mismo.

Es tiempo de re-construcción interior y exterior; lo queramos o nos resistamos a ello. Somos inspirados desde la esperanza a hacer cambios o somos empujados a ello a pesar de los miedos.

A todos los niveles estos cambios son de RENOVACIÓN. Podéis observar que ya está ocurriendo con la Madre Tierra, gracias a la reclusión forzosa de los seres humanos.

Mantener la calma y desarrollar la paciencia lo conseguimos desde el entendimiento de que esta «pausa» es necesaria para fortalecer, inclusive, la confianza en nosotros mismos desde el apoyo a los demás. Desde el agradecimiento. Desde procurar tener una mejor alimentación. Trayendo pensamientos positivos a nuestra mente. Valorando este tiempo en el que podemos dedicarlo a la familia y a nosotros mismos.

Vamos a recobrar nuestra naturaleza humana de forma colectiva y casi simultáneamente… ¡parece increíble! Pero lo conseguiremos.

El sentido que inspira

luz azul1¡Cuántas veces hemos escuchado una voz interior  y no le hemos hecho caso! … nuestra impaciencia, impulsividad, resistencia y rebeldía del ego, nos ha llevado a no escuchar esa voz interior –la intuición– que nos advertía de un peligro o nos animaba a hacer algo … pero nuestra desconfianza nos hizo desoír esa sabia inspiración y nos tocó sufrir.

Seamos consciente de ello o no, el subconsciente siempre está dispuesto a ayudarnos y servirnos. Sólo hace falta detener todo el parloteo de la mente y escucharle.

El sexto sentido es inspirador. Es el «Espíritu-divino-que-hay-en-ti».

Este es  un buen momento para hacer cambios en nosotros.

El 25 de diciembre habrá LUNA LLENA. Comienza un nuevo Ciclo.
Es el momento ideal para atraer las influencias cósmicas beneficiosas para reconstruir tu destino.
Es el momento excelente para innovar, crear, emprender y actuar con fuerza renovada.
Permite que las poderosas energías cósmicas purifiquen y reactiven tu ser.
Ve hacia tu interior, al centro de tu corazón espiritual, para la afirmación de tu naturaleza, de tu nobleza y del reconocimiento de tus talentos.

Renueva el compromiso contigo mismo de ser feliz.
Que todo lo que decidas emprender, sea beneficioso y se cumpla.
Que esta nueva vitalidad te de fuerza para impulsar tu potencialidad y tu capacidad para evolucionar.

El día 25, con la luna llena, siéntate tranquilamente y en silencio, respira suave y lentamente. Deja que tus pensamientos se vayan aquietando y clarificando, creando un estado de calma y bienestar.

 Formula a media voz tus deseos a corto, mediano y largo plazo. Desde tu corazón pide a tu Espíritu divino que siempre te acompañe, te guíe y te ayude a transformar lo negativo en positivo.

Tómate el tiempo necesario y que tu petición salga sinceramente del corazón profundo para que todos los obstáculos que están impidiendo tu avance se desintegren. Así es como se despertarán las fuerzas invisibles de éxito y armonía.

Que así sea. Y así es.

Feliz año 2016.

¿Quién habla?

ser de luz 5El espíritu -nuestra esencia-  habita en la calma y en la paz de  nuestro interior;  espacio sagrado que todavía tenemos por descubrir y experimentar.
Si sentimos angustia y ansiedad proviene  de nuestra mente, nunca del espíritu.
Si nos sentimos inquietos, es nuestro corazón avisándonos que algo no está bien; hay conflicto, el Ego está armando bulla.

El espíritu es energía imperturbable. No le afecta en absoluto las elucubraciones  mentales . Lo que a la mente y al corazón les hace sufrir, al espíritu nuestro, nada que venga del exterior le perturba.

Vivimos desde el sufrimiento justamente porque no hemos conectado con nuestra esencia y nos sentimos perdidos, confundidos y eso nos angustia y nos hace sentirnos infelices.

La mente y el ego miran hacia afuera y magnifican lo que nuestro espíritu ve como ilusorio e irreal. Nuestro trabajo está en trascender esa mente primaria para poder conectar con las dimensiones superiores de nuestro Ser.

Una vez entendemos esto las cosas de este mundo comienzan a tomar su justo valor y el sufrimiento cesa.

Una vez conseguimos conectar con nuestra  esencia, sentimos el espíritu de todos los seres vivos en nosotros.

¿Quién habla? Escucha la voz de tu interior., Cuando te sientas afligido y angustiado pregunta a tu interior y escucha lo que tu alma tiene por decirte, ella se dirige a ti desde el espíritu  y Conciencia de tu verdadero Ser.

 

 

 

«No sé»

mujer con careta y corazonEsconderse detrás del  «no sé» .  La mente,  a la que hemos permitido zafarse de ver la Realidad,  nos proporciona rápidamente esta mágica fórmula y así damos por terminado el asunto para poder dedicarnos a otra cosa menos fastidiosa que la verdad  y menos comprometedora con nosotros mismos.

Esta podría  ser nuestra actitud toda la vida : decimos «no sé» y detenemos, por ejemplo,  la insistencia de nuestro corazón por saber más sobre nuestra insatisfacción o frustración o infelicidad …  nos  justificamos ante los demás de forma rápida: no sé y punto.

Son los miedos a sufrir los que se parapetan tras el no sé. Inconscientemente, preferimos no saber aunque  sospechemos la verdad. Preferimos no ahondar, no profundizar… escogemos quedarnos en la superficie de la vida, no creyéndonos valientes, no considerándonos  fuertes, no sintiéndonos capaces de hacer frente a cualquier problema o situación.

Detrás del «no sé» está lo que ya sabemos pero preferimos obviar. Anteponemos el «no sé» que dicta la mente a escuchar a nuestro corazón …

¿Qué hacer? Concedernos  tiempo para estar en quietud y silencio con nosotros mismos. Y al entrar en calma, llevando los cinco sentidos a nuestro interior, relajarnos y escuchar al corazón con nuestro oído interno. Percibiremos y reconoceremos poco a poco la Verdad que reside en nosotros. La Paz y Amor que habita en nosotros.

 

 

Una mente débil se confabula con el Ego

hombre cabeza CH7El Ego, que tiene su casa en la Mente, grita, patalea, se siente víctima, amenaza, saca la espada de su orgullo herido, arremete contra todo temiendo perder el control de su poder. Llora y se lamenta, se siente desgraciado y humillado… y la mente inferior le apoya justificando su comportamiento.

Mientras, la Conciencia, observa desde la calma a ese personaje fatuo y engreido que se siente más importante que el mundo entero.

La Conciencia es paciente pero firme. Es compasiva pero no tolera la mentira y la hipocresía. Por mérito propio reside en esferas superiores y solo acude cuando la mente la llama pidiéndole ayuda y le cede el lugar privilegiado que merece y desde donde puede actuar, apasiguando a la mente angustiada.

En la Mente inferior viven los miedos, la fantasía, la duda y la codicia. La Conciencia se abre paso a través de todas estas energías de pensamientos negativos para darle LUZ y despejarla de tensiones y todo lo que la oprime. En la medida en que no haya resistencias, la Luz penetrará y desvelará a la ignorancia.

La Mente es débil cuando no se desarrolla;  se mueve de forma descontrolada y conflictiva. Podemos incrementar su poder y ponerla a nuestro servicio cuando, sintonizada con la Conciencia, fluyen en armonía y nos ayuda en nuestra evolución.

Vigorizar el cuerpo y calmarlo

mujer esfera luz

Respiramos de forma inconsciente y mecánica, sin embargo, a través de la respiración tenemos la capacidad de armonizarnos con el Universo e ignoramos este hecho.

… nuestra forma de respirar nos indica de qué forma vivimos. Desconocemos que en la respiración está la clave para hacer nuestra vida consciente, plena y saludable… porque desde la respiración, que es lo primero que hacemos al nacer, nos llenamos de vida -energía vital- y controlamos nuestra existencia.

Respirando conscientemente, suave y lentamente, por las fosas nasales,  sincronizamos los dos hemisferios de nuestro cerebro; racional y emocional.  Al inhalar el diafragma debe ir hacia abajo y el estómago debe inflarse. Ponemos la atención en el Centro Ombligo (Hara). Al exhalar el estómago se desinfla y el diafragma sube.

Al inhalar entra en nosotros la fuerza que anima la vida y esta energía se expande por todo el cuerpo y revigoriza cada célula de nuestro cuerpo. Al exhalar sacamos fuera el cansancio, las tensiones, el dolor, …

La respiración consciente energetiza el cuerpo físico y calma la mente. Nos trae al Presente. Centra las energías dispersas clarificando la mente, no permitiendo que reaccionemos impulsivamente. Nos da  fuerza de voluntad y muchos beneficios más.

Practicar y formar el hábito en nosotros de la respiración consciente es una manera fácil de crear salud y bienestar.

 

La Mente

Cuando nuestra mente es débil tomamos decisiones erróneas. La mente es débil cuando no se ha desarrollado su capacidad de pensar.  Cuando no ha aprendido a discernir. Cuando ni siquiera sabe qué es y para qué está.

Tenemos miles de pensamientos pero pululan desordenadamente en nuestra cabeza. Son información sin procesar. Son ideas sin forma que no hemos terminado de gestar. Son sensaciones y sentimientos que han entrado en nuestra mente que, al no dedicarles tiempo para experimentarlas pausadamente e integrarlas- se acumulan en nosotros creando tensión, intranquilidad o desasosiego, porque todos esos pensamientos y sentimientos son energías que bullen y se agitan en nuestro interior creando cansancio, agotamiento mental, aturdimiento, etc.

Y la vida se va consumiendo  únicamente impulsada desde el exterior, siendo los demás y la sociedad quienes la dirigen.  La creencia firme a la que he hemos llegado es que debemos TENER y HACER para luego, en el futuro, ser felices y cumplir con nuestros deseos…  ya seremos

La seguridad está fuera: tener. La felicidad está fuera: tener. La estabilidad, el éxito, todo lo que queramos está fuera y de alguna manera hay que comprarlo, poseerlo…  hasta nuestra salud y bienestar dependen del exterior; nos ponemos en manos del médico y de fármacos de forma pasiva e irresponsable… que nos la den. Encima la exigimos.

La mente desarrollada, está a nuestro servicio. Es dócil, atenta, alerta, calma, clara, intuitiva. Así que nuestra vida es predecible y estable, nos sentimos llenos de paz interior.  Mantenemos nuestra vida al día; ningún problema queda por resolver y las cosas que nos llegan que no tienen solución, las aceptamos y nos adaptamos a ellas con nuestra mejor disposición.

Cuando nos hemos dedicado a desarrollar la mente, desde la reflexión, la meditación, la observación de nosotros mismos, ampliando así, cada vez más,  la Conciencia, entonces ésta se sintoniza con la Conciencia Suprema. Es ahora cuando nuestra mente, cuerpo

y corazón están armonizados y podemos dirigir nuestra vida acorde a nuestra naturaleza. En perfecta armonía con el Universo.

Hay que ir adentro. Vivir de dentro hacia fuera. Reconfortarnos en el Silencio interior. Poner cada día la mente en orden, limpiarla de todo pensamiento inútil y perjudicial. Entonces sí nuestra vida toma sentido y nos sentimos libres para dirigirla íntegramente.