La Verdad comienza a circular

candado esperanzaHay un despertar. Comienza a producirse un cambio que aunque sólo sea un murmullo, ahora, se está dejando oír para los que tienen los oídos atentos.

La vida empuja hacia adelante. Se llama Verdad. Y si ha estado escondida y atesorada por unos pocos, ahora, viene renovada para todos los que se acerquen a escucharla.

Sumirse en la vida material le ha quitado el verdadero sentido a vivir con integridad y eso nos ha hecho sentirnos desorientados, confundidos… y muchos preguntándose qué pasa que me siento vacío, desolado,aún teniéndolo todo …

Pero la Verdad comienza a circular por las Redes de los corazones abiertos y con anhelo de ayudar al cambio. Hay un despertar de la Conciencia. Un anhelo por recuperar el estado de Dicha al que tenemos derecho y obligación de Ser.

Es normal que las definiciones de nuestras creencias se renueven; no pongamos resistencia a lo nuevo y fresco que llega. No tengamos miedo a transformarnos y a mudar nuestra mente hacia nuestro corazón …

Se trata de innovar a nivel de pensamientos y espíritu, sin aferrarnos a creencias ya obsoletas;. ¡Estamos hechos de LUZ! Dejemos volar nuestra inmensa capacidad de intuición …

Y SENTIR. Permitámonos sentir sin miedos mentales. Si la confianza en nosotros mismos está ausente, creará resistencias e infelicidad. Lo primero pues es recuperar la confianza. Amándonos, aceptándonos, dedicándonos tiempo a nosotros mismos.

¿Quién tiene la culpa?

hombre lagrimas¿Quién tiene la culpa? Otro tiene la culpa. El que yo me sienta desgraciado, infeliz, incomprendido, maltratado, otro tiene la culpa.

Y al mismo tiempo me culpo a mi mismo por no ser valiente y cambiar la situación, por ser inseguro, por mi dependencia… y creo una acusación constante hacia mí mismo y hacia el otro.

¿Quién tiene la culpa cuando no asumo mi responsabilidad? O cuando me sobre-exijo buscando una perfección que nunca consigo.

¿Quién tiene la culpa de mi incapacidad para responsabilizarme de mi vida y de mi felicidad sino yo mismo?.

Cuando el sentimiento de culpa se apodera de uno crea ansiedad y angustia. Y cuando nos deshacemos de la culpa echándosela a otro nos quedamos estancados, bloqueados, mientras no nos atrevamos a ir más allá de nuestras quejas y exigencias.

Muchos no sólo se sienten culpables de sus propios errores sino que también se adjudican las faltas de los demás, al sentirse poco valiosos.

El sentimiento de culpa asfixia la alegría de vivir. Tenemos que aprender a evaluar nuestras posibilidades reales. Aceptarnos. Aceptar al otro tal como es. No hay nada que perdonar, debe haber una amplia comprensión de que todos tenemos derecho a equivocarnos y aprender de los errores.