El bajo astral y el doble astral superior

Ya en las antiguas civilizaciones egipcia y griega los sabios mencionaron el “Doble astral” y del “cuerpo invisible o doble”. Hoy en día son muchos los entendidos que nombran el CUERPO ASTRAL como el asiento de los instintos, las emociones y las pasiones. Especificando además que se trata de una dimensión más del Ser, con diferentes frecuencias vibratorias que pueden dividirse en 7 subplanos dimensionales, que van desde la negatividad, egoísmo y crueldad hasta los sentimientos de amor más elevados.

Las emociones de baja densidad crean dramas, conflictos, odio … Por el contrario, los sentimientos pueden ser refinados desde el contacto con la Naturaleza, la poesía, la música y demás artes.

Moverse en el mundo del Bajo Astral es quedarse atascado en las pasiones de escasa vibración que crean sufrimiento y dolor, como la ira, miedos, venganza, codicia, etc.

Trascender ese mundo pasional es desapegarse totalmente de los tormentos que crean las emociones de baja vibración debido a una mente débil y sin voluntad.

Los sentimientos son creados por los pensamientos. Tener pensamientos delicados y sensibles a la belleza y al amor, crearán un efecto de plenitud y altas miras. Educar los pensamientos para crear hermosos sentimientos de amor y compasión es lo más inteligente.

Desarrollar la inteligencia emocional nos ayuda a elevarnos al Plano del astral superior donde podemos conectar con nuestro Yo Superior y demás seres de Luz. Esta experiencia fortalecerá la certeza de que somos mucho más que un cuerpo físico y nos alentará a salir definitivamente de la negatividad.

Sanación Emocional

hombre-angel1¿De qué estamos hablando cuando decimos “sanación emocional”?

Vamos a partir del convencimiento de que estamos formados por varios cuerpos que si funcionan por separado -sin armonía y conexión entre ellos- nos enfermamos,  a nivel físico, a nivel mental o a nivel emocional. Esto es un hecho.

Si igualmente partimos de la base de que somos ENERGÍA, de que es la energía vital la que nos sostiene y mantiene vivos, el hecho de que tengamos poca energía o de que se encuentre bloqueada en algún punto, nos llevará a la enfermedad física o depresión, etc. Nuevamente estamos diferenciando los cuerpos de nuestro Ser: físico, mental, emocional, … espiritual.

El cuerpo  emocional está ligado a nuestro plano o mundo astral que es una dimensión de nuestro Ser más allá de nuestro intelecto. Podríamos decir que es yendo a nuestro  cuerpo astral donde podremos sanar nuestra memoria. Toda memoria se acumula en el campo astral. Consciente o inconscientemente, lo  que nos perturba, limita  y condiciona, puede ser sanado a través de una técnica muy sencilla.

Este trabajo de “recapitulación y limpieza”, es necesario e imprescindible si se quiere avanzar en el crecimiento personal. Todas las energías tóxicas como puede ser la rabia, envidia, celos, miedos, venganza, inseguridad, etc.,  quedan almacenadas, reprimidas y  retenidas, creando un pozo turbio venenoso. Debemos hacer un trabajo de purificación para terminar con el sufrimiento que crean. Deben ser transformadas en  energía elevada de Amor y Compasión.

Sólo así encontraremos la paz en nosotros mismos. Sólo así nos vaciaremos de toda energía densa conflictiva y encontraremos el Camino para llegar a nuestro Maestro interior, a nuestro Yo Superior y ángeles guías.

Podemos. Sólo es necesario compromiso con nosotros mismos, anhelo, voluntad y disciplina.