Las diferentes naciones

Mi segundo apellido es Cendrós. A mi abuelo catalán le costaba mucho hablar en castellano porque no era su lengua materna. Las canciones infantiles de mi niñez son en catalán. He viajado mucho y vivido en muchas partes del mundo y en todas partes he encontrado gente maravillosa y gente estúpida. Personas bondadosas y personas egoístas en su naturaleza. Me enorgullece saber más de un idioma porque me da la posibilidad de poder comunicarme con más personas.

Humanidad¡Qué interés odioso tienen los políticos por uniformarnos! Para muchos  pueblos,  velar para que no se pierdan sus orígenes y valor étnico, es sumamente importante y esto debe ser respetado.  Este amor por las raíces de nuestra cultura no debe ser confundido con la política del nacionalismo.

La naturaleza humana es la misma en todos lados. Luego están las particularidades de cada cultura  pero nuestra fragilidad como humanos podría decir que es la misma, y radica en nuestra soberbia y egoísmo.

Sinceramente no encuentro grandes diferencias entre los humanos a no ser por su nivel de conciencia y civismo … creo que el viajar me ha dado esa flexibilidad y actitud abierta que me permite  ver la parte buena de cada sitio y de cada persona… aconsejo a todo el mundo el viajar …

La humanidad forma una sola raza y debemos valorar la hermandad.  Cada tribu, cada clan y cada nación tiene sus particularidades que debemos respetar y honrar. Ahora mismo ya no tienen sentido ni a nadie convencen las revoluciones “por el bien de la patria”, hoy en día la revolución debe ser un acto individual desde un proceso profundo de cambio personal para que, como humanidad, avancemos.

Lo que enferma el Alma

hombre mundo azulSólo hay una enfermedad, se manifieste como se manifieste en nuestro cuerpo físico, y es el alejamiento y desconocimiento de nosotros mismos.

El modelo médico convencional tiene grandes limitaciones para sanar  debido a los intereses económicos y de liderazgo de la industria farmacéutica.  La mayoría de las personas se mantienen enfermas, -se hacen crónicas voluntariamente-   por un sentimiento  de indefensión  y una actitud  de dependencia, que la misma Medicina alienta.

No prestar atención al Alma ha debilitado y enfermado nuestro cuerpo emocional y nuestra Voluntad. El habernos alejado y olvidado de nuestro espíritu -nuestro ser esencial y natural- ha debilitado y enfermado nuestra Alma -el ánima que nos sostiene-. Y todo ello, de forma silenciosa y gradual, ha enfermado nuestro cuerpo físico, da igual cómo llamemos a la enfermedad o a qué órganos ha afectado.

La fragilidad del Alma es lo que tenemos que atender. Estimular el sistema energético de nuestro cuerpo es ahora prioridad. Centrar nuestras energías, hacernos responsables de nuestra salud, haciendo una limpieza emocional, mejorando nuestras condiciones y calidad de vida y felicidad.

Nuestros cuerpos físico, mental, emocional y espiritual, están interconectados y cada uno de ellos afecta a los demás.  Podemos sentir que las emociones afectan al cuerpo físico. Podemos hacernos conscientes de cómo nuestra mente puede llegar a desgastarnos energéticamente con pensamientos recurrentes o con obsesiones y miedos que son sólo imaginarios .

Ocupándonos de nuestra mente y corazón. Estos primeros pasos nos darán la fuerza vital necesaria para impulsar los cambios y toma de decisiones necesarias para hacernos con las riendas de nuestra vida.

 

 

 

Escapar de uno mismo

hombre mariposaMontarse un escenario idílico. Disfrazarse de mariposa. Escabullirse. Desconectar. Perderse. No querer ver. No querer saber. Huir. Evadirse. Todas estas son actitudes y acciones que nos sacan de la verdad sobre nosotros mismos, que no soportamos,   pero que tampoco sabemos cómo salir de ellas.

Todo eso se hace cuando la propia existencia nos supera y lidiar con el mundo nos resulta insoportable. Pero tampoco  tenemos capacidad de crear una nueva situación favorable.

Una actitud evasiva ante la realidad de la vida es la suerte de quien se siente fuera de lugar y tiempo y elige no participar -creando su propio mundo imaginario- ante la confusión y desconcierto que le produce la vida. Ante su fragilidad se rinde… pero se resiste a pedir ayuda porque todavía no ha tomado conciencia de que puede transformar su suerte.

A esta persona no se le ocurre otra solución que la de evadirse,  al no sentirse capaz de dirigir su vida -por su confusión entre quien quiere ser y  quien es-. Puede que se aferre y subordine a los que considera superiores y admira. Puede que se vuelva dependiente de algo o alguien para conseguir olvidarse de su frustración y sentimiento de estancamiento… creyendo así será más llevadera su vida.

Existen muchas herramientas, técnicas y disciplinas para alcanzar el conocimiento de uno mismo. Porque éste es el primer paso que hay que dar; conocerse a uno mismo y fusionarse con el Ser original que llevamos dentro.

El entrenamiento para la Nueva Conciencia viene seguidamente y viene solo; se pone delante nuestro la facilidad para llevarlo acabo y así seguir el camino de nuestra evolución humana.