Auto-exigencias

mujer-corriendoLa auto-exigencia,como exceso,  fácilmente   deriva en enfermedad  si no  detenemos a tiempo esas auto-imposiciones desmedidas y ese ritmo feroz que nos obligamos seguir.

Además de crear insatisfacción e infelicidad, finalmente puede crear crisis de ansiedad y otros  trastornos mentales como  miedos, obsesiones, depresión y fobias. ¡Y hasta los niños ya comienzan a padecerlas!

De ahí la importancia de conocerse a uno mismo. La importancia de ser Observadores del personaje en nosotros que, en este caso, exige más y más, pero no encuentra el límite para sentirse satisfecho consigo mismo y disfrutar de la vida.

Son patrones quizá heredados o característica del propio carácter y naturaleza, que pasan a un primer plano de forma inconsciente y exagerada. Querer destacar, necesitar reconocimiento, sentirse valorado … puede ser  un aliciente y nos ayuda a avanzar, pero cuando ya se convierte en un desafío más allá de nuestras limitaciones y una sobre-exigencia y sobre-esfuerzo, termina por repercutir desfavorablemente en nuestra salud física, mental y emocional.

El sistema educativo de competitividad no favorece en nada. El que los padres hagan comparaciones entre los hermanos o exijan a sus hijos más allá de sus capacidades, son el caldo de cultivo para tener adultos infelices.

Conócete a ti mismo. Acepta tus limitaciones y disfruta de tus talentos. Desarróllate al ritmo que tú te marques, de manera que te permita disfrutar  de la vida.

Valora las pequeñas cosas de la vida. Respira hondo.

 

 

Protegerse con la Verdad

niño payaso preciosoLa inmadurez es no haber desarrollado la capacidad para pensar. Y esto crea dependencias. El no saber pensar y encarar la vida por ti mismo te deja desarmado sin posibilidades para  enfrentarte a la realidad de tu ser.

Madurar significa crecer y  tomar responsabilidad sobre ti  mismo. Tener confianza en ti mismo te ofrece la valentía de experimentar una y otra vez sin resultar abatido. Da igual el resultado, lo vuelves a intentar.

Muchas personas tienen miedo  a que les puedan dañar las energías negativas de otros; pensar así es algo común hoy en día. Hoy en día todos hemos oído hablar de que  hay muchos entes  malignos que pueden dañarnos. Está habiendo un espacio perfecto para crear miedos ‘pre-fabricados’ en las mentes débiles y vulnerables.

Ante la demanda de protegerse del mal que viene de afuera,  ha nacido  un buen mercado para  todo un  mundo   inmaduro que emerge lleno de supersticiones y conflictos fantasmas.

A veces estos miedos se vuelven obsesivos y los psicólogos y psiquiatras más que nunca están atendiendo un gran número de fobias entre todo tipo de personas de todas las edades. Lamentablemente, con fármacos químicos, los efectos son dañinos y se hacen crónicos.

En las sociedades modernas, la mayoría de niños y adolescentes tienen problemas por falta de orientación, concentración y educación, a todos los niveles que precisa el ser humano;  responsabilidad hacia su cuerpo físico, cómo desarrollar su capacidad mental y emocional y cómo crecer espiritualmente.

La mejor y mayor protección que uno puede obtener sobre las ‘energías negativas’ de los demás,  es vivir según nos dicte  nuestra propia Conciencia. Ella nos ayudará a seguir el Camino de la Verdad. Escuchar y reconocer la Verdad es la mayor protección.

Energías que enferman el cuerpo físico

Vergüenza. Humillación. Resignación. Envidia. Soberbia. Cólera. Celos. Frustración. Miedo a dar. Desconfianza.  Baja autoestima. Sensación de vacío y abandono. Amargura. Victimismo. Pesimismo. Soledad. Tristeza. Rabia. Odio. Rencor. Desesperanza. apatía. Obsesión. Fobias. Miedos. Ansiedad. Aislamiento, Inseguridad. Depresión. …

Todas estas energías -emociones y sentimientos- van envenenando o bloqueando nuestros órganos. Por ejemplo, la irritabilidad y rabia tiene que ver con el hígado. Los miedos con los riñones. El odio con el corazón. La timidez y falta de expresión con la garganta…

Las Flores de Bach son remedios florales que nos ayudan a liberamos de toda capa emocional negativa y deshacernos de los patrones adquiridos que nos limitan. Es posible utilizar las Flores de Bach como medicina preventiva ya que nos ayuda a conocernos a nosotras mismas y así conseguir un equilibrio emocional estable.

Se podría dividir en cinco grupos las diferentes emociones relacionadas con las esencias florales. Para poder identificarnos y trabajar nuestras deficiencias y excesos, sanando con las Flores de Bach nuestras heridas emocionales.

Diferencias básicas y clasificación de los 38 remedios bajo los títulos de:

Miedos. Rabia. Cavilación. Depresión. Ansiedad.

  • ¿Cómo reconocer los distintos miedos, dónde y cómo se generan. Qué Flores los desbloquean y disuelven?
  • Los diferentes matices de la depresión, dónde y cómo se desarrolla…
  • El pensar demasiado. La actitud ligada a pensamientos torturantes.
  • El exceso de emociones consume las energías y nos lleva al agotamiento.
  • Los grados de la Ira y cómo se desarrolla si no la atajamos
  • La rabia es tristeza actica y la tristeza es rabia pasiva…
  • Angustia. Ansiedad.  Depresión.
  • ¿Dónde se localiza la frustración, el resentimiento, las fobias …

Existen diferentes herramientas para conocernos a nosotros mismos. Y también existen medicinas naturales excelentes que son complementarias para conseguir la salud y el bienestar perfectos.

Deshacernos de lo que enferma es renovar los deseos de vivir plenamente.

La salud mental y emocional

Nuestro cuerpo mental-emocional configuran un arcoiris en el que en un extremo está lo positivo (paz y equilibrio) y en el otro lo negativo (miedos y confusión).

En este arco, en su extremo positivo en el que nacemos, todo lo circunstancial que nos trastorna y no sabemos resolver va minando esa base estable donde nos sostenemos y comienza a desordenarse. Lo no resuelto que nos afectó se convierte en traumas.

A medida que el arco va llegando arriba en la fase de la adolescencia, podrían aflorar los trastornos de la personalidad; tensiones y rigidez tanto físicos como de caracter.

Si seguimos sin hacernos conscientes de nuestros problemas y tomamos por “normal” el no sentirnos felices y a gusto con nosotros mismos podría aumentar nuestro estado de insatisfacción y frustración hacia la ansiedad y depresión.

Y ya, en el declive de la corvatura del arco, comenzarían a manifestarse las crisis obsesivas, las fobias, hasta las paranoias, psicopatías, etc.

Los Miedos forman un remolino que va tomando fuerza, si no nos enfrentamos a ellos, hasta covertirse en un huracán imparable y destructor. Dentro de él se van aglutinando la ansiedad, la angustia, la resignación, la apatía, la irritabilidad, la ira, la rabia, la baja autoestima, el insomnio, las fobias, la depresión, el aislamiento, la culpabilidad…

Es desde un diagnóstico holístico que se puede ir a la raíz del problema para poder transformar  y disolver todas las perturbaciones físicas y los bloqueos emocionales desde la comprensión de los mismos. Es desde la responsabilidad de tener una actitud positiva, de aceptación y adaptación, que se eliminan las resistencias inconscientes a la sanación… probablemente por la baja autoestima y sentimientos de culpabilidad que producen constricción en el ánimo y en el corazón de quien lo sufre.