Visualización a otra dimensión

Aprendí en un curso de Terapia Regresiva a entrar en otra dimensión de mi Ser. Estuve haciendo esta práctica durante un año y medio, cada día, yendo al encuentro de mi maestro interior, hasta que él me dijo que era suficiente. Bajar al “Jardín interior” es una técnica fácil que nos proporciona información de nuestro subconsciente además de darnos la facilidad de liberarnos de todo lo que nos aprisiona.

Os copio el extracto de mi experiencia de uno de esos días, de esto hace ya quince años.

“He bajado a mi Jardín. Me complace ver la tierra negra, fértil, recién removida, fresca, con pequeñas flores aquí y allá. La fuente en el fondo. Allí están bebiendo palomas y otros pájaros. Quiero avanzar, como siempre lo hago, hacia el castaño, donde acostumbro reunirme con mi maestro pero noto que hay un “velo” que me lo impide.

Tengo que hacer la ablución en la fuente pero no la hago correctamente y la repito. Me quedo esperando y y de pronto una luz me fulmina y es como si me hubiese “derretido”, quedando una mancha en el suelo.

Pasa un tiempo y de pronto hay una EXPLOSIÓN de verde; crece la hierba de forma magnífica y los árboles se vuelven frondosos y el color verde lo invade todo. Y yo vuelvo a estar ahí y en mi interior está la explicación de que HE RENACIDO. Ésto es el renacer me dice una voz y me lo repite varias veces para que me haga consciente de ello. Entonces se descorre el velo.

Finalmente he subido renovada.

Mi Maestro interior

ser de luz 7Cuando hago la meditación, entro en mi mundo astral y bajo a mi Jardín interior donde está esperándome mi Maestro. Esta anécdota, como todo lo relacionado con mi Maestro interior, es de muchos años atrás pero está grabado en mi corazón.

“Un día que estaba desconsolada, torturándome la soledad, fui al encuentro de mi Maestro. Lo encontré sentado bajo un gran castaño y me senté frente a él. Me dirigí a él pidiéndole consuelo. No se cómo pero, sin decir palabra, me transmitió tanta energía que mi cuerpo temblaba, con escalofríos recorriendo la columna vertebral y también alivió mi corazón llenándolo de paz.

Luego mi espíritu salió de mi cuerpo y como una flecha subió al cielo. Al bajar se convirtió en una hoja que en ese momento caía y luego fue la misma brisa la que la sostenía y desplazaba… Y el Maestro, al volver mi espíritu a mi, dijo: “no centres tus preocupaciones y tu energía en cosas nimias. La energía está en todo. Existen muchos niveles de Realidad y no hay una única forma de percepción. Expande tu Conciencia. Ve más allá, hay muchas más dimensiones en tu Ser”.

Y continuó más tarde: “¿No sientes cómo todo a tu alrededor está vivo y unido entre sí?… No, claro que no. Estás demasiado pendiente de ti misma. La soledad es tu ceguera. ¡Despójate del ego y luego mira! ¡Tu eres también el rocío que se posa en la hoja de esa flor que embellece la luz de la mañana. Ve y siente y agradece porque tu eres también parte de esa energía que mueve el mundo y el Universo, sin darle más importancia.

De pronto se puso de pie y como un derviche se puso a dar vueltas. ¿Bailas para mi?,le pregunté con sorpresa. “Bailo para toda la galaxia. Tu también puedes hacerlo. El movimiento crea energía y la energía es Amor. Mira hacia adelante. Ante la aflicción, para el mundo desde tu corazón y no permitas que te arrastre en su movimiento sin sentido. Entonces debes decir con resolución ‘yo sé en cual dirección debo ir’ y actuar desde la certeza que dicte tu corazón, aunque sea en contra del mundo entero. Cada dificultad encierra una enseñanza. Afrontarla con serenidad te permitirá aprender y crecer”.

Seguidamente mi Maestro se ha esfumado hacia arriba, muy rápido.Primero convirtiéndose en algo gaseoso y luego viento. Me he sentido mejor al volver …”

Manifestación de los Pranas

angel 13Hace unos días mi Maestro Swami Purohit nos habló en clase sobre los diferentes Pranas del cuerpo. VYANA es el Prana más refinado que tenemos de “reserva” y es el NECTAR,como Fuerza ascendente, del que se alimentan los ángeles. Comentó que aunque nosotros, de forma figurada, decimos que los ángeles tienen alas y vuelan, en realidad lo que ellos hacen es levitar debido a este Prana tan sutil; se desplazan deslizándose por el espacio.

Me vino entonces a la memoria un hecho impresionante que me ocurrió viviendo en Irán y que muy pocas veces he contado por lo inverosímil que resulta de creer.

Sucedió que me había hecho daño en un pie y me costaba mucho apoyarlo en el suelo y caminar pero forzosamente tenía que ir a la ciudad por un asunto urgente. Para poder llegar a la carretera primero tenía que cruzar andando un pequeño desierto; a paso ligero quizás una media hora de camino.

Eché a andar con dificultad y dolor, cargada con unas bolsas, mientras iba recitando un dikra (mantra), totalmente absorta en él para así olvidarme del dolor que me causaba mi pie. Sin detenerme ni un momento, siempre mirando al frente.

De pronto me di cuenta de la ligereza con la que avanzaba; ya no sentía dolor y tenía una placentera sensación de estar siendo llevada sin pisar el suelo. No quise en ningún momento mirar al suelo o a mis pies, no fuese a perderse la magia de ir flotando.

Seguí pronunciando el mantra con gran alegría y agradecimiento. Percibiendo que los ángeles me estaban llevando en volandas. Fluí con la fuerza energizante de vida y doy gracias infinitas por haber experimentado esa sensación que existen palabras para explicarla.

Llegué a la carretera extasiada. Con una sonrisa de oreja a oreja. Maravillada por la Dicha que sentía mi corazón. Un “milagro” más al experimentar los efectos y beneficios del mantra. o lo que es lo mismo dikra que se utiliza en el Islam. Altas vibraciones de energía superior al entrar en contacto con las Fuerzas superiores …