No más nuevas técnicas

No más información, estamos sobre saturados. No más entretenimientos, estamos super-distraídos. No más ruidos ensordecedores, no alcanzamos a oír la Verdad que yace en nuestro corazón.

No más nuevas técnicas de nada. Lo que necesitamos son nuevas esperanzas, nuevas visiones. Que la creatividad emerja. Que los sentidos acrecienten en cada uno de nosotros con las cosas sencillas, como sentir la lluvia…

Perdamos el miedo a equivocarnos o a aburrirnos.

No veamos al hermano o al vecino como alguien ajeno. Todos estamos hechos de lo mismo.

Somos parte de un Plan Universal … ¿O creemos que todo es casualidad. Que el Sol nos provee de luz y energía de manera fortuita? Quizás ni siquiera nos importe pensar en ello …

Observando las cosas de forma consciente nos sentiremos parte de ellas; veremos que todo tiene un sentido y propósito.

Es así que quizá nos mostremos más agradecidos, nos hagamos más responsables, nos sintamos parte de la Naturaleza y seamos más solidarios.

Encontrar el equilibrio en todo

chakras kundaliniLas madres les dicen a los pequeños cuando les oye reírse demasiado rato «terminaréis llorando» …

La clave, para controlar el desgaste o dispersión   de energías de nuestro cuerpo,  está en encontrar el equilibrio en todos nuestros actos; grandes y pequeños, importantes e irrelevantes. Actuar  con mesura, en el comer, el descanso y el trabajo. Todo templado, sin excesos, tanto con el preocuparse como con el ilusionarse …

El equilibrio te llevará a la moderación y la moderación te guiará a la sencillez y ésta te conducirá a la armonía en tu interior…

Si estamos atentos para actuar con ecuanimidad en cada acto de nuestra vida -no importa si nos equivocamos una y otra vez- lo importante es volverlo a intentar,  mejorando las formas y la sinceridad de nuestra intención.

Para que exista el equilibrio la mente tiene que estar libre de ambición.

Buscando la moderación nos haremos justos. Nos libraremos de la ansiedad y los miedos. El equilibrio nos proporciona salud física, mental y emocional.

Darnos cuenta de que necesitamos bien poco nos hace  libres.