Poder de Intención y Poder de Voluntad

anandamayi maHabía un gran devoto de una mujer muy santa en la India (Anandamayi Ma). Ella una tarde muy calurosa decidió echarse un rato a dormir y el devoto decidió ponerse a su lado para que mientras ella durmiese abanicarla.

Pensó en abanicarla -se dijo a sí mismo- hasta que ella le dijese que parase. Estuvo un buen rato abanicándola y cuando se cansaba de hacerlo con una mano pasaba el abanico a la otra y continuaba.

Pero llegó un momento en que estaba ya cansado y la santa no se despertaba para decirle que ya era suficiente.

Cientos de pensamientos empezaron a pasarle por la mente y hasta llegó a enfadarse consigo mismo por haber tomado tal decisión. Y así continuó abanicando pero ya molesto consigo mismo y algo de mal humor.

Pero llegó un momento en que estos mismos pensamientos fueron bajando de intensidad y entonces renovó su intención primera de abanicar a la santa con todo su amor y dedicación y, justo en ese mismo momento, ella abrió los ojos y le dijo que parase.

 

 

 

 

 

Anuncios