Mutación

Mientras estemos ignorando nuestra realidad y naturaleza, habrá conflicto en nuestro interior. Las personas se resignan a “hacerse mayores”, cuando la actitud correcta sería CONVERTIRNOS en mayores. A medida que el cuerpo físico hace esta mudanza, el Alma puede lucir su Luz.

Toda resistencia a convertirnos en seres de Luz- genera sufrimiento y dolor.

La mente inferior es el gran obstáculo para conseguir realizarnos como seres humanos. Nos cuesta mucho ver e identificar a nuestro Yo-personaje, que funciona desde lo ilusorio y relativo.

Desarrollar la Mente -ponerla a nuestro servicio- es crear Luz para que ilumine nuestro Camino.

El Ego está asentado en la mente inferior, junto con los instintos básicos de supervivencia. Es la mente de las pasiones viscerales; codicia, lujuria, cólera, soberbia … todas estas energías oscurecen y bloquean el Amor en nosotros.

Pero una vez comenzamos a percibir y comprender que somos algo más que eso… cuando se van afinando nuestros gustos y ahondamos en las sutilezas del Alma y profundizamos en el sentimiento del Amor, la Mente se amplía, -se purifica- y se iluminan otras partes de ella que nos eran desconocidas hasta ahora.

Entonces comprendes que todo lo que te ha sucedido hasta ahora, ha sido para tu más alto bien; ha sido, es y seguirán siendo, sucesos para tu aprendizaje y mutación,

Las viejas formas

puerta inmensaLa crisis, sea global o individual, surge cuando las formas y las normas se vuelven viejas, inútiles  e insostenibles, pero se perpetúan ante el miedo al cambio.

Una parte de la mente se niega a hacer cambios mientras otra parte empuja y se remueve intentando expandirse. Así nace el CONFLICTO y la ANSIEDAD, desde la resistencia y la debilidad de una  mente dual.

Los viejos patrones, las viejas creencias y tradiciones  frenan el avance. Las viejas formas de pensar inmovilizan la creatividad y limitan el desarrollo … todo ello hace que la mente no  desarrollada, impida a sí misma, la libertad de acción.

Una mente débil domina desde el miedo y la inseguridad. Mientras que una mente desarrollada, centrada en sí misma y con capacidad de concentración, tiene claridad suficiente para vislumbrar y visionar  intuitivamente la verdad y dirigir sus pasos hacia esa Luz de Conciencia.

Si no hacemos nada por salir de esa mente débil, nos veremos envueltos cada vez más  en la brutalidad, la agresividad, la codicia y demás acciones características de seres alejados de su espíritu.

Estar atentos a lo que nos dicta nuestra Conciencia, estimula  el anhelo de superación. Nos impulsa a un continuo aprendizaje que nos hace reaccionar para dar lo mejor de nosotros.

Tomar el hábito de ir hacia adentro, llevando nuestros cinco sentidos: ESCUCHAR nuestra voz interior. VISIONAR con nuestro Tercer Ojo.  SENTIR la fragancia del espíritu. PERCIBIR cómo vibra nuestro Ser. Todo ello nos ayuda a crecer y expandirnos.

Nada es fortuito. El Universo está ligado a nuestra esencia y nuestra esencia está ligada al Universo. Soltemos las anclas de toda creencia, dejémonos fluir dentro de la Conciencia Universal.

 

 

 

 

El sentido interior del oído

mujer caracolaLa VOZ INTERIOR de nuestra Alma es real y poderosa. Ella nos avisa, nos previene, nos alerta ¡cuidado!, dice. ¡Paciencia!, nos dice una y otra vez. Paciencia, nos susurra para que no nos adelantemos a los acontecimientos.

Si escuchamos la Voz Interior ella nos enseña a ser “cazadores” expertos de oportunidades favorables.

Nos enseña a estar siempre despiertos y alertas ante los peligros a la vez que nos da la sabiduría de mantenernos relajados. Nos enseña a saber distinguir al enemigo antes de que nos pueda hacer daño. Pero también a aceptar las pruebas difíciles que tengamos que pasar como parte de nuestro karma.

Para desarrollar el sentido interior del oído y escuchar la Voz de nuestra Alma tenemos que aprender a adentrarnos en el Silencio y acomodarnos en él; hacernos amigos, sentirnos cómodos en él, relajados y con la mente totalmente en quietud.

Es entonces cuando el Alma nos habla y GRABA en nuestro corazón el mensaje, para que sintamos la CERTEZA -no en la mente- sino en el corazón. Y este sentimiento, una vez uno lo siente, no permite a la mente tener dudas sobre ello.

Si todavía dudas es que la mente te domina. Si todavía tienes miedos; la mente te domina.

Quien desee desarrollar los sentidos y la mente, debe trabajar en ello; existen técnicas, Hace falta voluntad, constancia y un compromiso consigo mismo.

Lo primero de todo, busca estar en el Silencio unos minutos cada día, adéntrate en él y permite que te envuelva. Pon tu atención en la respiración armoniosa y pausada y ve donde tu corazón espiritual, en el centro de tu pecho. Inhala Paz y exhala Amor … Inhala Paz y exhala Amor… Inhala Paz y exhala Amor…  fluye …

 

Aclaremos conceptos

amor-unidosEstamos hechos un lío. Demasiada información sin procesar en una mente  sin gran capacidad para pensar y dilucidar. Mientras no vaciemos  nuestro sistema nervioso de todos los conceptos -ya caducos- que nos han ido introduciendo en nuestro cerebro y que nos mantienen en un mundo ilusorio, no tenemos capacidad real para llegar a ser en esencia quien somos.

La mente está para razonar. Discernir. Reflexionar. Crear. Inventar. Pensar… Pero una mente sin desarrollar, juzga. Rivaliza. Distorsiona. Se miente.  Interpreta. Disimula  y se engaña a sí misma.

El Yo observa a la mente … la controla o ella le descontrola …. la pone a su servicio o ella le domina.

La mente sin desarrollar te debilita, te agota, te enferma, te excita, te obsesiona, te angustia…

Pero el ‘Yo Superior’ (tu Alma)  que la observa, la desarrolla, la conduce y la hace trascender lo ilusorio. Conduce a la mente a encontrarse con la Intuición y descubren la Luz (energía elevada) que produce la Conciencia. Desde esa Luz aparece el conocimiento intuitivo.

Aclaremos conceptos; si hablamos a nivel del Plano físico, la vida, el mundo y el ser humano, tienen una interpretación básica y posiblemente distorsionada.

Pero si nos estamos refiriendo al Ser Humano, desde el Plano espiritual, -cuando ya ha trascendido el Ego- la visión del mundo, la vida y el Universo es otra, indiscutiblemente. Desde la Conciencia se percibe la Realidad sin fisuras.

Vernos  desde una dimensión superior, más allá de lo aparente, nos proporciona  una visión neutral de nosotros mismos, sin adornos ni justificaciones emotivas e infantiles.

Busquemos la ecuanimidad, la integridad y todos esos valores ya casi olvidados como la honestidad con nosotros mismos. Entonces sí, seremos UNO.

 

 

La espiritualidad mental

corazon verdeLas trampas que el Ego despliega cada vez de forma más sutil están también en el mundo espiritual. Y si uno no aprende a desarrollar la mente y conectarla al corazón espiritual  para que palpiten al unísono, lo único que conseguiremos es más de lo mismo: miedos, inseguridad, insatisfacción  y un largo etcétera que nos alejan de nuestra real naturaleza sin entender por qué .

No necesitamos conocimiento intelectual sino conocimiento intuitivo y este último se recibe directamente en el corazón espiritual desde Planos superiores. Para ello tenemos que desarrollar la mente disolviendo  primero los condicionamientos y patrones inútiles que nos envuelven.

Luchar contra la mente desde la mente no tiene sentido ni beneficio. Deshacernos de malos hábitos y patrones negativos, no lo conseguiremos desde el razonamiento -la mente engaña y te dice ‘eso ya lo sé, ‘eso ya lo tengo superado’ y lo único que ha hecho es disfrazarlo o guardarlo más hondo.

Cuando la mente domina doblegando el corazón se corre el peligro de caer en intransigencias y ser intolerantes con su lado afectivo.  Las personas muy mentales ignoran su lado emocional; son más calculadoras, priorizan sus intereses materiales y tener control sobre su vida tiene más valor que vivir espontáneamente lo que se presente en la vida.

Entrar en el mundo espiritual con expectativas de iluminarte, es estar en la mente. Recopilar información, convirtiéndote casi en un erudito en materia de la espiritualidad o seguir las directrices de un maestro, sin entregar el corazón, es seguir estando atrapado en la mente.  Sólo cambias el escenario, los hábitos y el lenguaje, pero el trasfondo sigue siendo el mismo.

Trascender la mente para zambullirnos en el corazón espiritual. Deshacernos del Ego que alimenta la identidad del personaje se hace necesario para aligerarnos en este viaje hacia el encuentro con nuestro ser esencial; quien somos realmente.

Mente-corazón deben estar equilibrados si queremos vivir una vida sana y feliz.

Vivir en el corazón espiritual no es algo que se piense o se programe; sucede y sabes que has llegado a ese estado porque ahora eres compasivo y estás lleno de amor; eres amor.

 

 

 

La mente engañosa

meditacion tercer ojoSi la mente te dice que es muy fácil o por el contrario te dice que es muy difícil, de las dos maneras te está engañando. Desconfía. La única forma de saber la Verdad es escuchando al corazón.

Si no hemos desarrollado la mente, en ella sólo hay cientos de pensamientos pululando y bullendo sin orden. Esta mente débil e inmadura, que nos domina de forma arbitraria, es nuestro mayor enemigo; no te permitirá salir de los condicionamientos impuestos.

El estado de cansancio, ansiedad, falta de energía y trastornos del sueño y de alimentación, son causados por una mente débil, acelerada,  y tensa, llena de miedos e inseguridades.

La mente está bloqueada y no funciona con claridad pues nuestras energías están dispersas y nos cuesta concentrarnos en lo que hacemos. Vivimos de forma inconsciente y la mente actúa mecánicamente. Le damos vueltas y vueltas a los pensamientos sin saber encontrar soluciones ni poder decidirnos qué hacer. La vida así es un continuo sobre esfuerzo.

Desarrollar la mente es la clave. Tomando conciencia y profundizando en nosotros mismos a nivel mental y emocional. Hay que fortalecer la Voluntad zafándola de sus garras.

Sufrimos al tener nuestra mente en el pasado. Nos llenamos de ansiedad al tener nuestra mente en el futuro. ¿Para cuándo dejamos el poner nuestra atención en el Presente?

Tenemos una mente a nuestro servicio, no somos la mente. Salgamos del reinado del Ego, trascendamos la mente inferior. Movámonos hacia la conciencia del alma. Seamos felices.