Sin complicarse la vida

meditacion y lotoPodemos alcanzar la felicidad y la paz interior sin hacer demasiados gastos ni esfuerzos físicos. Se trata de un entrenamiento para obtener una nueva Conciencia de nosotros mismos. Ver quién somos en realidad. No es fácil pero no imposible.

La instrucción es muy simple: SER OBSERVADOR DE UNO MISMO. Observarte a ti mismo como personaje, así actuarás con desapego de tus emociones. “Tú no eres tu cuerpo físico, no eres tus emociones, no eres lo que piensas. Tú eres Conciencia.”

No te juzgues, no te exijas. Simplemente obsérvate y sin esfuerzo irás corrigiendo lo que ya no quieres más en ti. Consciente de que hay pensamientos y creencias que no te pertenecen …

Se requieren tres actitudes:

1) Perseverancia.

2) No tener expectativas.

3) Paciencia.

Las respuestas que irán apareciendo, a todas las incógnitas, se adecuarán al nivel de nuestro entendimiento y las iremos escuchando desde el filtro de nuestra Conciencia.
Nuestra reacción a ellas pasarán por tres actitudes:

Primero: Las ignoraremos.

Segundo: Las cuestionaremos.

Finalmente: Nos rendiremos a ellas.

Cuánto tiempo nos llevará este proceso de “purificación”, depende de nuestras resistencias a VERNOS y ESCUCHARNOS.

Este entrenamiento tiene garantías. Cuando lo consigas, compártelo.

Anuncios

Movernos en círculo o espiral

espiralmayaSi nos movemos en círculo se hace muy difícil salir de él.  Los círculos contienen  patrones de experiencias repetitivas que terminan siendo una carga pesada e inútil. Actitudes y creencias rígidas se mueven dentro de un círculo inflexible y limitante.

Sin embargo, si logramos salir de esos patrones para ir al despertar la Conciencia, ella nos dará la fuerza y nos sacará del círculo y nos impulsará a fluir en una espiral en continuo movimiento ascendente, donde la percepción se hace cada vez más expansiva y poderosa.

Despertar la Conciencia en nosotros significa ser OBSERVADORES del personaje que actúa en nosotros. Y comenzar a diferenciar con mucha naturalidad, al sujeto protagonista que es el yo, y diferenciarlo del Observador, que es la Conciencia que también podemos llamar  Alma. Todo este proceso evolutivo funciona en forma de espiral.

Ponemos la intención de  facilitar la conexión entre la mente y el corazón -la lógica/razón con la intuición-. Y nos dejamos absorber por esa espiral de Luz (la Conciencia) para que nos dirija hacia la Esencia -nuestro ser original-.