Lo siento

abrazo5Todos nos equivocamos. Todos cometemos errores y le fallamos alguna vez al otro o a nosotros mismos … Saber que vivimos en el mundo/ dimensión de la Dualidad no sirve como  justificación pero ayuda a comprender nuestras reacciones, también ayuda a perdonarnos, pedir perdón e intentar mejorar día a día nuestras acciones y reacciones.

Es nuestra Conciencia la que nos avisa. Si somos observadores de nosotros mismos, siendo testigos del “personaje” (nuestro yo inferior o Ego) cómo actúa, nuestra Conciencia hará sonar la alarma en cuanto nos salgamos de lo que consideramos normal o bueno. Todos lo hemos experimentado; nos sentimos intranquilos, descontentos con nosotros mismos, incluso malhumorados por nuestro proceder aunque intentemos justificarnos.

Cuando nos enfrascamos en una discusión  y herimos a otro, nuestro corazón cambia el ritmo de palpitación; se vuelve agitado. Nuestra mente dispara el sentimiento de ansiedad y rabia … Todos ellos síntomas de alarma de nuestra Conciencia. Es hora de reflexionar y si toca pedir perdón o solucionar un mal entendido, no lo dejemos para más tarde porque sin duda se irá agravando y embrollando  momento a momento

¡Que el Amor prevalezca sobre la ira o el odio! ¡Que el Amor sea nuestro lenguaje!

Que no nos cueste tender la mano para pacificar situaciones en las que el orgullo y la rabia oscurecen y bloquean el camino del entendimiento. Que el “yo tengo la razón” no sea el impedimento para el abrazo que hermana.

 

Compartir es repartir

ser completo2No es suficiente compartir ideas si no llevan también consigo el alma de quien idea.

A medida que compartimos, lo bueno, hacemos partícipes a los demás  de nuestros tesoros; nuestra alegría, nuestro amor, nuestro ánimo y entusiasmo, nuestro arte, … esto se llama generosidad.

Ser solidario de palabra, no tiene repercusión,  si la generosidad y el amor no brotan del corazón, voluntariamente.

Aunque no lo sepas, la vida se irradia.

Conscientemente o no, estás ya compartiendo continuamente. Una sonrisa o un mal gesto. Un abrazo o un desprecio. Todo lo que repartimos tiene una repercusión, un efecto.

Hagámonos conscientes de ello. Compartamos lo bueno que hay en nosotros y abriremos las puertas a la Abundancia, al Amor y a la Felicidad. Así es como haremos un mundo mejor, una humanidad mejor.

 

 

 

 

 

Experiencias místicas

ser y universoSi ya me ha sido dado a probar el sabor y el estado de la plenitud que se halla en las experiencias místicas y espirituales de las que no se desea salir y que la añoranza por conseguirlo nuevamente es tan grande … me pregunto, por qué me distraigo y demoro, -desde la densidad  que crea el yo-  para nuevamente expandir mi Conciencia y vivenciarme  como sustancia estelar.

Si ya, por un instante, me llegó y envolvió la fragancia del Amor Puro a través de la Madre Tierra que me brindó ese regalo, y ¡por Dios! que fue tan impactante que al menos me queda el consuelo de haberlo experimentado aunque solo fuese por un instante.

Quién puede hablar de todo ello sin el sentimiento de que mejor es callar sobre lo que es inenarrable. Únicamente es posible, si acaso,  compartir la vivencia desde una sonrisa, un abrazo, que lleven en sí la fragancia del Amor, que somos todos.

Ahora

amanecer 3

Ahora que los planetas me son favorables, que todo está en orden, que se ha despejado el Camino, que me siento ligera y capaz de hacer, que -por fin- soy yo y me reconozco, me acepto y puedo ver mis sombras y mis luces con desapego y humor…

Ahora, que los años vividos, con todos sus amaneceres y puestas de sol de todos los colores habidos y por haber, ya me son queridos y  desde la serenidad contemplados, …

Ahora, que prefiero reir y elijo la sencillez y el silencio …

Ahora, que no busco nada, ni deseo gran cosa, ni espero nada de nadie y me dejo sorprender …

Ahora, que valoro el momento, la sonrisa, el gesto amable, la mirada cómplice, el abrazo espontáneo, la calidez del amor en todas sus manifestaciones de todos los seres vivos …

Ahora, me siento agradecida,  infinitamente en paz y en armonía con el Universo y la Naturaleza.

Ahora, desde la aceptación, la vida se hace sencilla,  acompasada y en sintonía con todo lo que se mueve.