Seguir a un Maestro

DSC01715Siempre pedí fervorosamente a Dios poder sentir Su Presencia. He tenido que morir y renacer en esta vida para que Él me concediese esa Gracia.

De forma aparentemente fortuita el Maestro apareció en mi vida mucho después de que yo le estuviese buscando infructuosamente, inclusive en un viaje muy absurdo que hice yendo a Sudamérica, convencida que allí le encontraría.

Sin embargo, tiempo después, desde el primer momento en que le vi supe desde mi corazón que él era el maestro. Su energía de amor puro llegó a mi alma. Esto sucedió en noviembre de 2007. Mi relación con él ha sido siempre totalmente intuitiva. Más allá de los cinco sentidos mi corazón sintonizó con su energía espiritual.

Ya entonces yo era maestra de Reiki y trabajaba en la sanación energética. Mi experiencia en el campo de las energías me ayudó a entender de lo que él intentaba transmitirnos. Su discurso desde entonces se ha vuelto más accesible y él mismo nos ha llegado a confesar no hace mucho que cuando llegó a Occidente creía que en cuestión de tres a cinco años podría -por su conocimiento- llevarnos a un alto nivel de Conciencia pero al ir percatándose  de nuestra resistencia y rigidez mental, ahora nos habla de que necesitaremos por lo menos dieciocho años para conseguirlo si hacemos la práctica espiritual de forma regular.

Estoy hablando de Sri Swami Purohit, que ya es conocido por muchos en España. Gracias a él, mi camino se ha despejado y mi Conciencia se ha fortalecido. Swamiji es la imagen viva del padre amoroso y paciente que enseña desde el amor incondicional.

Todo lo que pertenece al mundo abstracto e invisible, él lo hace concreto y palpable. La energía cósmica que Swamiji transmite es totalmente real y benéfica al instante. Después de sus charlas, siempre aleccionadoras, él nos conecta con nuestro corazón.

Ha sabido adaptar sus tradiciones hindús y su mentalidad india a nuestra naturaleza occidental, introduciéndonos en el Yoga y la Meditación de forma magistral.  Escucharle recitar Mantras arrulla y aquieta nuestros sentidos y es un bálsamo para nuestra alma.

Seguir las enseñanzas de un Maestro acelera el despertar de la Conciencia. España y particularmente Granada, nos sentimos privilegiados de tenerle con nosotros.

 

 

 

 

Anuncios

REIKI, energía del Amor

chakras mujer1REIKI es una energía altamente sutil y transformadora además de ser la energía sanadora por excelencia. La comprensión de cómo funciona no pasa por la lógica ni por la mente -está más allá de la ciencia-  por ello se hace necesario experimentarlo por uno mismo para poder creer y afirmar que funciona y es real.

El propósito de las iniciaciones a la energía sanadora del Amor Puro que conocemos por el nombre de REIKI, es el de liberarte de todo tipo de bloqueos que se producen principalmente en los centros energéticos de nuestro cuerpo etéreo y de forma más profunda  trabajar en el cuerpo astral para erradicar de raíz cualquier enfermedad, si lo permites y si está en tu karma que así sea.

REIKI es la energía del Amor y tiene el poder de abrir y reactivar los canales energéticos con el fin de impulsar la sanación a todos los niveles, en todos los seres vivos; animales, plantas y el mismo planeta.

Como en todas las cosas, tiene diferentes niveles y su enseñanza es oral y presencial por parte de un maestro que grabará los símbolos (códigos)  en el aura del iniciado  dentro de una ceremonia de  transmisión de la energía espiritual.

La raíz de toda enfermedad es de tipo emocional y afecta primeramente al aura, luego al cuerpo astral  para terminar manifestándose en el cuerpo físico. Son nuestras emociones, miedos, sufrimientos y sentimientos reprimidos los que bloquean los centros energéticos y no dejan fluir libremente la energía vital necesaria para mantener la salud.

REIKI se encarga de restablecer el flujo energético en el cuerpo físico. Y toda persona tiene la capacidad para la auto-sanación con el sencillo ejercicio que REIKI enseña para alinear los chakras y mantenerlos sanamente activos.

Primeramente se trata de tomar conciencia de nuestra responsabilidad sobre nuestra salud, bienestar y felicidad. Una vez uno se hace consciente de ello, no hay espacio para la queja o los pensamientos negativos.

El efecto de la práctica de REIKI en uno mismo de forma habitual, es de plenitud.

 

 

 

 

 

 

 

y que están interconectados con nuestros órganos.