¿Cómo nos afectan las tormentas solares?

sol-dibujo-interiorEl CAMBIO, que todos esperamos,  es de dentro hacia afuera. Más de lo que creemos y según nuestra capacidad de absorción, el Sol Central nos  influencia y  tiene efectos  sobre nuestro cuerpo físico y sobre nuestro sistema nervioso y emocional. También a nivel celular causa un importante influjo y tiene capacidad de transformación.
La creciente actividad geomagnética del Sol tiene consecuencias inclusive sobre nuestra Conciencia y comportamiento. Durante las tormentas solares podemos sentirnos intranquilos sin ninguna razón clara, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, agotamiento, etc., todo ello sin causas aparentes. Y a nivel físico podemos sentir dolor y tensión de cabeza, náuseas, mareos, falta de memoria, insomnio, pesadillas, etc.
¿Cómo podemos beneficiarnos de esta energía cósmica? Esta energía de frecuencia superior puede acelerar y esclarecer nuestra memoria celular que todavía no hemos procesado. Nos ayudará a elevar nuestra frecuencia emocional. Se clarificará nuestro propósito de vida y  dará brillo a nuestros talentos naturales.
Necesitamos de esta energía cósmica para que termine de sacarnos de  nuestro pasado y ser impulsados al Presente.
Entonces, vamos a permitir a nuestro cerebro y a nuestro corazón estar atentos y abiertos a absorber la energía cósmica que nos brinda el Sol Central. Cuidemos nuestra alimentación; purifiquemos nuestro cuerpo físico, mental y emocional. Cuanto más “vacíos” y relajados nos encontremos mejor podremos absorber estas nuevas energías superiores.
De dentro hacia afuera. Ésta es la magnífica apertura hacia el cambio y transformación que todos deseamos.

Estamos o somos

mujer de espaldas floresEn dónde está o cuál es el mérito de vivir, lo entendemos al descubrir el entusiasmo por  la vida en nosotros mismos. Esta sería la señal de aviso de peligro, en caso de que esta energía vital que nos mantiene vivos, decayese, se alterase  o quedase bajo mínimos.

Esta energía vital es la que regenera y reactiva todas nuestras células y órganos. Es la que revitaliza  nuestro sistema nervioso, manteniendo la pasión, curiosidad y efervescencia por la vida. En caso contrario, el ser humano no se esforzaría por sobrevivir, aprender, avanzar, descubrir, investigar y EVOLUCIONAR.

Tenemos la capacidad de, generar,  almacenar y refinar la ENERGÍA VITAL en nosotros. Podemos crear en nosotros el hábito de ir a nuestro interior y equilibrar nuestros centros energéticos. Con ello crearíamos salud y paz mental.

Si queremos relacionarnos con la Vida tenemos primero que entender nuestra propia  naturaleza.

Yo Soy. No sólo existo de forma casual.

Hagamos que nuestra vida sea dirigida por nuestro espíritu y hagamos de ésta, un viaje espiritual sin fin.