Medicina vibracional

Lo que vibra en tu misma frecuencia, eso es lo que surge ante ti.

La Medicina vibracional actúa sobre la zona del cuerpo físico que ha perdido su equilibrio volviéndola a armonizar. Pero también actúa a nivel del cuerpo mental para deshacer energías densas y caóticas. También sobre el cuerpo emocional para desbloquear tensiones producidas por los miedos, la inseguridad, etc.. Y además, en el cuerpo astral, para purificar el Alma.

El agotamiento físico y mental, el insomnio, la ansiedad, la depresión … todo desequilibrio tiene una causa emocional y los fármacos solo hacen efecto sobre los síntomas. Sin embargo, existen medicinas y remedios naturales que sanan a niveles profundos hasta llegar al Alma si hiciese falta.

Cuando se consigue reunir las energías dispersas creando la concentración necesaria para comenzar a actuar coherentemente, la memoria del Ser se reactiva y despierta la Conciencia.

¿De qué modo recuperamos la salud a nivel integral? ¿Cómo estimulamos nuestros sentidos hasta el punto de sentirnos renacer?

Toda enfermedad es desarmonía a nivel energético; los pensamientos y emociones son energía, lo que ingerimos es energía, la respiración nos proporciona energía …

Tenemos siete centros energéticos principales (CHAKRAS), que no están en el cuerpo físico sino en nuestro cuerpo etéreo. Pueden ser vitales y activos o por el contrario (por falta de energía vital) estar inactivos o tener deficiencia. Y justamente ésto nos causará malestar, molestias o enfermedad.

La cantidad y calidad de nuestra ENERGÍA VITAL es lo que nos condiciona a todos los niveles de nuestra vida.

Pensar y sentir en términos más amplios y profundos acerca de nosotros mismos nos permitirá percibir y experimentar de que SOMOS ENERGÍA y que existen nuevas formas de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.

Descubrir nuestro potencial

energía cuerpoLa energía vital es la fuente de energía en el plano físico. La energía espiritual se mueve en un plano superior y funciona en nuestros chakras superiores a partir del momento en que desarrollamos la Conciencia y la Voluntad de Ser.

Debemos entender y sentir que somos energía y que la energía debe fluir para tener salud física, mental y emocional. Todo lo que obstaculiza el libre movimiento de la energía crea dolor y enfermedad. Los pensamientos y emociones son también energía, el reprimirlos también creará tensiones y dolencias.

¿Cómo acrecentar, almacenar y dirigir nuestra energía? ¿Cómo refinarla y convertirla en energía espiritual?

Nuestra energía expresa quiénes somos. Alinear y armonizar nuestros centros energéticos, reactivar nuestras células y canales energéticos, es lo que nos proporcionará una salud holística y entusiasmo por la vida.

Conocernos a nosotros mismos creará la Conciencia necesaria para comenzar a expandirla y descubrir  nuestro potencial como seres humanos. Si hay aspiración de crecer espiritualmente y una intención clara, atraeremos esta energía superior para que la utilicemos para nuestro bien  y al servicio de los demás. Porque al entrar en contacto con la energía superior del Amor Puro, nos volvemos compasivos y comenzamos a desear el bien para todos.

Es el chakra del corazón el que se abre a esta nueva energía. Para ello debemos purificarlo de toda energía negativa que crea el Ego. Es esta energía sutil del Amor, la que abrirá las puertas a la expresión,  del chakra de la garganta, para luego seguir subiendo al Tercer Ojo, donde está la Intuición y la Conciencia.

Descubrimos entonces que la Fuente de la Energía Universal del Amor Puro está a nuestra disposición. Si despejamos y abrimos nuestros canales energéticos se llenarán de esta energía cósmica para nuestro bien. Esto significa mayor intuición y percepción de la Realidad, una mayor claridad mental -capacidad de discernir- y una mayor conexión  con la Conciencia Superior Universal.

Lograr armonía y fusión de nuestra energía vital con la Energía cósmica es alcanzar la paz interior tan deseada.