El bajo astral y el doble astral superior

Ya en las antiguas civilizaciones egipcia y griega los sabios mencionaron el “Doble astral” y del “cuerpo invisible o doble”. Hoy en día son muchos los entendidos que nombran el CUERPO ASTRAL como el asiento de los instintos, las emociones y las pasiones. Especificando además que se trata de una dimensión más del Ser, con diferentes frecuencias vibratorias que pueden dividirse en 7 subplanos dimensionales, que van desde la negatividad, egoísmo y crueldad hasta los sentimientos de amor más elevados.

Las emociones de baja densidad crean dramas, conflictos, odio … Por el contrario, los sentimientos pueden ser refinados desde el contacto con la Naturaleza, la poesía, la música y demás artes.

Moverse en el mundo del Bajo Astral es quedarse atascado en las pasiones de escasa vibración que crean sufrimiento y dolor, como la ira, miedos, venganza, codicia, etc.

Trascender ese mundo pasional es desapegarse totalmente de los tormentos que crean las emociones de baja vibración debido a una mente débil y sin voluntad.

Los sentimientos son creados por los pensamientos. Tener pensamientos delicados y sensibles a la belleza y al amor, crearán un efecto de plenitud y altas miras. Educar los pensamientos para crear hermosos sentimientos de amor y compasión es lo más inteligente.

Desarrollar la inteligencia emocional nos ayuda a elevarnos al Plano del astral superior donde podemos conectar con nuestro Yo Superior y demás seres de Luz. Esta experiencia fortalecerá la certeza de que somos mucho más que un cuerpo físico y nos alentará a salir definitivamente de la negatividad.

Aumentar la calidad de vida

mujer meditaLas sociedades modernas nos están llevando por unos caminos que no tienen salida y  lo que encontramos es un empobrecimiento a todos los niveles de nuestra existencia. Para salir de ese callejón sin salida al que inconscientemente hemos sido conducidos, podemos comenzar por hacer varias cosas:

1) Estar presentes, despiertos y conscientes. Hacer  una práctica regular de tomarnos más tiempo para nosotros mismos,   aunque signifique levantarnos media hora antes.  Ir más despacio, priorizar lo que consideramos más importante y deshacernos de actividades y  compromisos  que no tienen mucho sentido.

2) Aceptación  de lo que no podemos cambiar. Solucionar lo que esté pendiente y precisa de una toma de decisión.

3) Amabilidad y Paciencia. Ser amables y comprensivos con nosotros mismos y con los demás. Ser más amorosos con nosotros mismos, dedicándonos un poco de tiempo a nuestro descanso y a las cosas que nos producen alegría y plenitud.

4) Reconocimiento de que ya somos parte de Todo-lo-que-es. Nuestro trabajo es fusionarnos con la fuerza de la creación, al permitirnos recordar nuestra unicidad con el  Orden Divino del Universo.

5) Desapego. Tomar distancia emocional con lo que sucede a nuestro alrededor. Relativizar y darle la justa importancia a las cosas.

6) Prestar atención y responsabilidad a las necesidades del cuerpo físico, mente, corazón y espíritu.

7) Crear Conciencia de uno mismo, desarrollarla y expandirla para poder salir de una vida mecánica y rutinaria.

8) Mente positiva  pase lo que pase. La negatividad  y la queja consumen  la energía vital.

9)  Salir de la dependencia emocional. Practicar  la autosuficiencia; la Fuente de Amor está en el interior.

10) Entrar en comunión con la Naturaleza y la Madre Tierra para alinearnos con su esencia y conectarlas a nuestro ser esencial.