Nuestros centros energéticos

Desde el REIKI le llamamos ejercicio de auto-sanación o alineación de los chakras al ejercicio que te ayuda a trascender la mente y a conectar con el Ser esencial que eres.

Si haces el ejercicio todos los días, poniendo las manos en cada chakra,* de arriba abajo, sentirás cómo cada vez más se fortalecerá tu certeza de que principalmente eres Luz (energía) y que ésta emana de la Conciencia Superior.

Comienzas entonces a experimentar cómo funcionan y están separados, el yo-personaje que se mueve en el Plano material y el ALMA, que es ilimitada y puede despertar en ti, la Presencia Divina que habita en tu corazón.

Detrás de tu idea de individualidad existe una “intuición” que sobrepasa a la mente y es la de poder experimentar que el UNO nos incluye a todos los seres vivos y a toda la creación.

Lo que nos confunde y nos hace tener miedos y sentirnos abandonados o perdidos es justamente el habernos desconectado de nuestro Origen… habernos alejado de nuestra esencia y naturaleza.

Así que “si tu espíritu quiere volar más alto que las palabras; dale alas”, como muy bien dijo alguien.

  • en este Blog puedes encontrar cómo realizar este ejercicio que yo te animo a hacer. Llevo más de quince años haciéndolo y sé que es lo que me mantiene conectada con la Conciencia Superior que me guía, con Dios.
Anuncios

Hablemos de Reiki

Leí la publicidad de un Centro de Reiki diciendo que es una técnica de meditación. La ignorancia es muy atrevida y presume de conocimiento. Vayamos siempre a las raíces de las cosas si queremos saber de verdad.

Iniciarse en Reiki es abrirse al conocimiento de las Energías, en nosotros y en todo ser vivo, incluida la Madre Tierra.

Comenzamos por experimentar el poder de la Invocación y la Intención. Son energías, lo mismo que nuestros pensamientos y emociones.

Iniciarse en Reiki es aprender a generar energía superior, almacenarla, controlarla y dirigirla, siempre con la finalidad del mayor bien para nuestro Ser y los demás.

Los tres primeros meses, durante el primer nivel, los dedicaremos a nosotros mismos para purificar nuestro Ego y deshacernos de toda energía tóxica y densa. Hacemos cada día el ejercicio de auto-sanación que trata de la alineación y purificación de los centros energéticos principales (chakras).

Es necesario experimentar por uno mismo que somos energía; percibirla, sentirla, dirigirla. Para luego, a partir del segundo nivel, ser capaces de enviar Luz -no propia- sino la energía del Universo, habiendo aprendido a ser CANAL de la Energía Universal Sanadora.

Hay muchísimo más por compartir sobre el tema. Pero para hablar y manejar la energía Reiki, sin que desvariemos, debemos hacerlo desde la prudencia y humildad que conlleva el conocimiento de algo tan sutil e ilógico para la mente, a la vez que inmensurable, como es el manejo de las Energías, comprendiendo finalmente que somos SERES DE LUZ.