Más que teoría

Si lees un libro sobre REIKI que sea sobre experiencias porque la teoría solo ofrece explicaciones especulativas que seguramente te van a condicionar.

REIKI debe ser vivenciado por uno mismo desde sus comienzos, sin que entre la Mente a dar exposiciones e interpretaciones de lo que es REIKI.

De la misma manera que el Amor no se puede explicar ni teorizar sino que hay que sentirlo para saber lo que es, de la misma manera, REIKI, al estar fuera de toda lógica, se tiene que experimentar para darle credibilidad y comenzar a entenderlo. Sabiendo que cuánto más se practica más se da a conocer de forma directa.

La transmisión de energía en el REIKI, tanto en una iniciación o al recibirlo en una sesión sanadora, te hace consciente de que se mueven energías que producen, como mínimo, un estado de relajación y bienestar.

Bien sea dado de forma presencial o a distancia, REIKI es Luz que fortalece el ánimo y el anhelo por seguir adelante.

Considero que la sanación por imposición de manos fue la forma de sanación de nuestros ancestros y que será igualmente en un futuro no muy lejano la forma natural de sanarnos.

Animo a todas las personas a experimentarlo, no sólo como sistema de sanación natural sino además como Camino de vida porque nos ayuda a conocernos a nosotros mismos… y el conocimiento que brinda es inagotable.