Dirección a nuestra Esencia

hombre en horizonteSin expectativas de los resultados,  cambiamos de rumbo y ahora comenzamos a dirigirnos en sentido contrario: vamos dirección hacia nuestra Esencia.

Ya hemos experimentado hasta el cansancio y la decepción profunda el  vivir en la superficialidad de nosotros mismos y desde los valores materiales y egoístas, que no nos ha proporcionado nada más que disgustos y sufrimiento.

Ha sido necesario caer al  fondo del pozo de todo lo inútil y ahora toca SALIR.  Ahora surge un cambio de percepción de la vida y de nosotros mismos. Ha llegado el momento de situarse en el Presente y redefinir nuestro pasado desde una percepción más amplia y fuera de los patrones que nos limitaban y así  poder  decidir con mayor certeza nuestra nueva etapa.

Si no hacemos esta limpieza y ajuste de nuestro pasado para liquidarlo -dejarlo atrás; cerrado- corremos el peligro de llevarlo con nosotros a nuestro presente; arrastrando los mismos patrones,  repitiendo los mismos errores, atrayendo las mismas situaciones, una y otra vez.

No tiene sentido cambiar de escenario o de pareja, si yo sigo con los mismos patrones  erróneos  de percepción y con la misma actitud rígida …

La dirección que debemos tomar ahora no es hacia fuera sino todo lo contrario; el camino es de retorno hacia nuestra Esencia; nuestro Ser original. Nuestro Ser está situado donde la Fuente de la Verdad. Está conectado a la Conciencia Suprema y a la Realidad Única. Sólo que conectemos con él, nuestra vida comenzará a fluir y se irá haciendo cada vez más sencilla y serena.

En la medida que avanzamos hacia nuestra Esencia, se ampliará nuestra percepción y nos será fácil reconocer el Camino; en realidad, somos llevados hacia él si nuestro Ego no pone  resistencias.

 

Anuncios

Rendirse ante la infelicidad

niño y sombrasEl desafío de superar los propios miedos, las propias inseguridades, … sentirse capaz de enfrentarse a la vida misma.
No somos capaces de entender que esa actitud bastante generalizada de los jóvenes que se dan a la bebida y a las drogas no es nada más que aturdirse para no escuchar su voz interior que  pregunta ¿seré capaz? ante un futuro que les aterra y ante la frustración de ver el mundo de los mayores nada atractivo por el que valga la pena esforzarse.
Pero la vida nos presenta un desafío continuamente; el de sucumbir en la negrura de su parte oscura o el de  fortalecer nuestra voluntad, con una mente positiva y clara,  para conseguir lo que nos propongamos.

Muchos jóvenes han optado por cerrar sus mentes y quedarse en la apatía y el embotamiento como actitud ante la frustración de una sociedad que no les apoya y guía; no hay referentes válidos. Inconscientemente han elegido la infelicidad; se han rendido.

Se han quedado estancados en la queja y en un mundo superfluo material y  de fantasía. Pero nuestro destino depende de nuestros pensamientos y de nuestra actitud ante la vida. ¡Hay que despertar!

Para comenzar: niega todo lo que no desees en tí ni en tu vida. Haz una lista y leela todos los días.

Y después confirma y hazte consciente de tus cualidades y tus deseos. ¡Dale sentido a tu vida y lucha por ello! Te hará sentirte mejor contigo mismo.

No te rindas. Puedes elegir ser feliz.