Pasado y Futuro

arbol, bajo el¿Para cuándo dejamos vivir el Presente? ¿Para cuándo, disfrutar de nuestra vida, valorar lo que somos y lo que tenemos? … Si en este momento, me invade el resentimiento y la rabia, pensando en mi pasado o estoy inmersa en mis preocupaciones por mi futuro… dejo de vivir este preciso momento.

Si me desvío de mi Presente para irme a mi Pasado y recrearme en lo que fue; por añoranza o por estar atada al sufrimiento que viví, estoy perdiendo la oportunidad de vivir este momento que, en verdad, es el único real y cierto.

Estoy acumulando experiencias que, en lugar de que me sirvan de combustible para crecer, las mantengo simplemente en la memoria para recrearme y fijar mi patrón de víctima o superhéroe.  Y así lo único que consigo es mantenerme fija en mi pasado y toda mi vida está enlazada y condicionada por mi ayer.

El despertar de la Conciencia me ayuda a salir de ese patrón que me limita y me frena vivir plenamente mi Presente.

Tomar Conciencia de cómo funciona la mente va a corregir las distorciones e interpretaciones que hace ésta para justificarse y no avanzar. La toma de Conciencia me va a ayudar en el proceso de depuración de mi pasado  para que, posicionada en mi Presente, pueda crear mi Futuro.

Todas las situaciones que conforman mi historia personal han tenido un propósito de ser. Cuando me encaro a mi pasado y lo limpio desde la aceptación y el perdón, deshaciéndome de toda creencia que no me pertenece, hago que se transforme y enriquezca mi Presente. Mi Conciencia se expande desde el entendimiento y la comprensión y es así como consigo aligerar mi carga y me puedo alinear con las energías sutiles de mi esencia original.

Ahora reconozco mi propósito de vida. Mi corazón se siente sereno. Mi interior en paz. Sintonizo desde mi Alma con mi Esencia. Estoy en el Presente.

 

 

Anuncios

Dirección a nuestra Esencia

hombre en horizonteSin expectativas de los resultados,  cambiamos de rumbo y ahora comenzamos a dirigirnos en sentido contrario: vamos dirección hacia nuestra Esencia.

Ya hemos experimentado hasta el cansancio y la decepción profunda el  vivir en la superficialidad de nosotros mismos y desde los valores materiales y egoístas, que no nos ha proporcionado nada más que disgustos y sufrimiento.

Ha sido necesario caer al  fondo del pozo de todo lo inútil y ahora toca SALIR.  Ahora surge un cambio de percepción de la vida y de nosotros mismos. Ha llegado el momento de situarse en el Presente y redefinir nuestro pasado desde una percepción más amplia y fuera de los patrones que nos limitaban y así  poder  decidir con mayor certeza nuestra nueva etapa.

Si no hacemos esta limpieza y ajuste de nuestro pasado para liquidarlo -dejarlo atrás; cerrado- corremos el peligro de llevarlo con nosotros a nuestro presente; arrastrando los mismos patrones,  repitiendo los mismos errores, atrayendo las mismas situaciones, una y otra vez.

No tiene sentido cambiar de escenario o de pareja, si yo sigo con los mismos patrones  erróneos  de percepción y con la misma actitud rígida …

La dirección que debemos tomar ahora no es hacia fuera sino todo lo contrario; el camino es de retorno hacia nuestra Esencia; nuestro Ser original. Nuestro Ser está situado donde la Fuente de la Verdad. Está conectado a la Conciencia Suprema y a la Realidad Única. Sólo que conectemos con él, nuestra vida comenzará a fluir y se irá haciendo cada vez más sencilla y serena.

En la medida que avanzamos hacia nuestra Esencia, se ampliará nuestra percepción y nos será fácil reconocer el Camino; en realidad, somos llevados hacia él si nuestro Ego no pone  resistencias.

 

Rendirse ante la infelicidad

niño y sombrasEl desafío de superar los propios miedos, las propias inseguridades, … sentirse capaz de enfrentarse a la vida misma.
No somos capaces de entender que esa actitud bastante generalizada de los jóvenes que se dan a la bebida y a las drogas no es nada más que aturdirse para no escuchar su voz interior que  pregunta ¿seré capaz? ante un futuro que les aterra y ante la frustración de ver el mundo de los mayores nada atractivo por el que valga la pena esforzarse.
Pero la vida nos presenta un desafío continuamente; el de sucumbir en la negrura de su parte oscura o el de  fortalecer nuestra voluntad, con una mente positiva y clara,  para conseguir lo que nos propongamos.

Muchos jóvenes han optado por cerrar sus mentes y quedarse en la apatía y el embotamiento como actitud ante la frustración de una sociedad que no les apoya y guía; no hay referentes válidos. Inconscientemente han elegido la infelicidad; se han rendido.

Se han quedado estancados en la queja y en un mundo superfluo material y  de fantasía. Pero nuestro destino depende de nuestros pensamientos y de nuestra actitud ante la vida. ¡Hay que despertar!

Para comenzar: niega todo lo que no desees en tí ni en tu vida. Haz una lista y leela todos los días.

Y después confirma y hazte consciente de tus cualidades y tus deseos. ¡Dale sentido a tu vida y lucha por ello! Te hará sentirte mejor contigo mismo.

No te rindas. Puedes elegir ser feliz.